Arañuel, el desamparo del interior

Arañuel, en el Alto Mijares, es el caso de tantos municipios de interior que confiesan que se buscan la vida “como bien podemos, porque aquí no ha venido nadie para ofrecernos ayuda”
  • Justo Palomares, alcalde de la localidad, inicia la compra de material y equipos “para desinfectar las calles, porque Diputación, con sus 50 millones, todavía no ha actuado”

  “El Alto Mijares también merece que lleguen recursos materiales, que la desinfección de las vías públicas sea una realidad y que el apoyo en atención social llegue hasta nuestros vecinos”. Así lo considera el alcalde de Arañuel, Justo Palomares, quien confiesa sentirse “desamparado por una Diputación que, con sus 50 millones de remanentes, debería ejercer de madre y padre de los pueblos pequeños, como es el nuestro, pero que ha dejado claro que en un momento dramático como es el que estamos sufriendo, ni está ni la esperamos”.

Con la veteranía de un alcalde que lleva 28 años en el cargo, Palomares reconoce que en Arañuel “nos buscamos la vida como bien podemos. El alguacil se desplazaba ayer a Segorbe para comprar mochilas y lejía para desinfectar las calles, porque Diputación anuncia que está actuando pero aquí no debe llegar el recurso que todavía estamos esperando”.

La protección “de mis vecinos debe ser tan urgente y necesaria como la de cualquier otra localidad. Pero es que han pasado 20 días y aquí no ha venido nadie. Y esta situación de desamparo no la merecen mis vecinos”. Por este motivo, y después de haber pedido ayuda al consorcio de emergencias, a Tragsa y a Diputación, “hemos decidido actuar por nuestra cuenta”.

Las desinfecciones se financiarán con recursos municipales aunque sean escasos. “No tenemos los 50 millones de euros que sí posee Diputación. Sin embargo, es evidente que en estos momentos las familias de Arañuel, nuestra población y su salud es lo único que importa”.

Mientras el alcalde intenta gestionar la llegada de material “útil”. De hecho, mientras del consorcio no se ha recibido respuesta a la petición de ayuda, “de Tragsa nos ha facilitado mascarillas y guantes, y desde la Diputación guantes de una talla inutilizable para los operarios”. Palomares levanta la voz, como tantas otras poblaciones del Mijares, “esperamos que en Diputación la escuchen”.

Deja un comentario