ASCER aboga por una pronta vuelta a la actividad de forma coherente y eficaz

El Banco de España confirma una caída del PIB que podría ir del 6,6% al 13,6%, dependiendo del horizonte de la desescalada

Es necesario tomar medidas eficientes que permitan controlar la pandemia, así como volver a la actividad lo antes posible

La voz de alarma que el sector azulejero venía alzando en las últimas semanas se ha visto respaldada por el informe del Banco de España que alerta de que la caída del PIB en España podría ir del 6,6% al 13,6% en función del horizonte temporal de la desescalada y de las medidas a tomar durante este periodo. Se trata de una caída de una gravedad enorme: en sólo un año sufriríamos una bajada que correspondería a la sufrida durante los cinco años de la pasada crisis, cuya caída fue de un 8,04% entre 2009 y 2013.

ASCER viene alertando desde hace semanas del riesgo de una crisis de hondo calado tras el periodo de alarma si no se define con claridad el plan de reactivación de la economía y se ponen en marcha mecanismos de dinamización del consumo y acceso a liquidez.

En un escenario de contracción de demanda de forma dramática y considerando que la afección de la crisis es global, la recuperación en nuestro país no va a ser cuestión de semanas, va a ser necesaria una planificación a medio plazo que contemple no sólo medidas sociales de apoyo inmediato al trabajador sino medidas estructurales que garanticen el entorno económico, el tejido social y empresarial y la reactivación de la demanda.

Además, el informe del Banco de España recoge la incidencia en el PIB para varias actividades, siendo especialmente dramática la situación en cuanto a “Exportaciones de Bienes y Servicios” donde el estudio augura una caída de entre el 13,2% y el 19%. Para un sector como el azulejero, se hace más importante si cabe la recuperación de la actividad del mercado doméstico que actualmente está parada y para la que el gobierno todavía no ha presentado ningún plan de reactivación.

Si ponemos el foco en el exterior, mercados como el alemán o el estadounidense, que están atravesando por situaciones muy complicadas actualmente, han sabido sortear este parón en la actividad y no sólo no han dejado de producir, sino que han mostrado un firme compromiso con mantener el consumo y la demanda en marcha. Esto les garantizará un menor tiempo de adaptación y una salida más rápida de la crisis.

Nuestro país se enfrenta a meses de contracción del consumo, de pérdida de empleo y cierre de empresas. Para el sector azulejero, cuanto antes volvamos a plena actividad económica, menos se resentirá nuestra economía y el tejido social, y antes podremos recuperarlo. Es necesario tomar medidas ágiles y ordenadas, y con criterios económicos de ayuda real al tejido empresarial.

El clúster cerámico ya demostró en la pasada crisis económica su capacidad de reacción, y hoy por hoy, sigue siendo un sector competitivo que puede desempeñar un papel importante en la dinamización de la economía. El Gobierno debe de apoyar este clúster con medidas reales que le permitan ir recuperando su presencia internacional a medida que los países vayan superando la pandemia, a nivel nacional, es necesario volver a un clima de normalidad, apertura de puntos de venta al profesional y desarrollar medidas dinamizadoras de la demanda. Estas medidas son la llegada directa de liquidez, la moratoria de impuestos, inicio de la actividad de la reforma y rehabilitación de viviendas y edificios, entre otras.

ASCER no ceja en agradecer el gran esfuerzo, dedicación y sacrificio que están realizando todos los profesionales de los sectores esenciales que lidian a diario con esta crisis y en especial todos los héroes anónimos que aportan su grano de arena de forma voluntaria y altruista.

Deja un comentario