ASCER considera que la gravedad de la situación exige medidas laborales más ambiciosas en defensa del empleo

Las medidas laborales extraordinarias deben mantener su vigencia más allá del 30 de junio

Las empresas deberían tener la posibilidad de flexibilizar las condiciones laborales para adaptar los costes a la nueva situación de mercado

La crisis económica ha generado una brusca paralización de la economía y que una parte sustancial de la fuerza de trabajo haya quedado ociosa. Ante la dureza de la situación, las empresas necesitan un marco normativo laboral que les permita adaptarse a las circunstancias.

En este contexto, es imprescindible que se adopten medidas adicionales a las recogidas en el RDL 18/2020, ya que son claramente insuficientes para que las empresas puedan superar la grave situación que está atravesando nuestro país. Los más de 3.500.000 afectados por ERTE, podrían ver extinguidos sus empleos si no se toman las medidas adecuadas.

La mayoría de las empresas acogidas a los ERTEs continuarán estando en una situación muy compleja después de meses sin actividad y sin facturar, y lo que es más grave, con una demanda en niveles mínimos, por lo que se hace necesario mantener la regulación extraordinaria de los ERTEs más allá del 30 de junio de 2020, para el conjunto de las actividades.

También es preciso, ante la parálisis económica, que las empresas puedan adaptar las condiciones laborales pactadas con anterioridad a la crisis generada por el Covid 19, a la situación actual, ya que el escenario es radicalmente diferente. El Gobierno debe facilitar la posibilidad de flexibilizar las condiciones laborales que permita adaptar los costes laborales a la nueva situación de mercado si queremos que nuestro país no entre en quiebra. En todo caso, deben mantenerse las reformas laborales realizadas en 2010 y 2012

Las empresas, conscientes de la dureza de la situación, están trabajando tenazmente para dar viabilidad a la economía y sus negocios. Es urgente que se tomen medidas que impulsen la economía sin dejar de priorizar la crisis sanitaria, de lo contrario multiplicaremos el efecto de la crisis en lugar de mitigarla.

ASCER quiere poner de manifiesto su reconocimiento a todos los sanitarios que siguen arriesgando su vida diariamente en la lucha contra el virus y el cuidado de la sociedad, y solicita que cuenten con todo el material sanitario y de prevención que garantice el ejercicio de su profesión con seguridad.

Deja un comentario