ASCER propone que se permita sin limitación las actividades de reforma y rehabilitación

La reforma representa el 45% del mercado de materiales de construcción, el 56% del mercado de edificación y el 78% del mercado de materiales usados en edificación residencial

Se produce un fuerte agravio comparativo entre empresas del mismo ramo que afecta fundamentalmente a las más pequeñas

Es necesario poner en marcha medidas de fomento de la demanda con la construcción como palanca de crecimiento, entre otros

La demanda doméstica del sector azulejero ha presentado en las últimas semanas caídas de más del 80%. Esta demanda se nutre de una amplia variedad de clientes en el mercado nacional, grandes superficies, distribuidores, grandes cadenas de materiales de construcción y una extensísima red de tiendas de retail, de productos cerámicos, baños, cocinas y decoración que alimentan igualmente a una aún más extensa red de autónomos, pequeñas y grandes empresas de reformas, rehabilitaciones, arquitectura, decoración, interiorismo y construcción en general.

Desde la aplicación del estado de alarma y la publicación del RDL 10/2020, todo este canal ha vivido en una incertidumbre constante. Las correcciones por parte del gobierno a finales de marzo, la falta de concreción y las medidas impuestas en el ámbito de la reforma y rehabilitación han dejado al sector en un limbo que no se justifica y que está afectando no sólo a los sectores del clúster cerámico sino a toda esta extensa red de tiendas, almacenistas, autónomos y demás eslabones de la cadena de valor.

La intervención del Ministro Illa del pasado jueves no ha hecho más que añadir otra dosis de incertidumbre a la vuelta al trabajo de todo este canal, al declarar que “las obras en domicilios dónde no vivan personas ya se pueden llevar a cabo”, sin embargo, en la práctica esto limita muchísimo la actividad en hogares, segundas residencias y en cualquier otro entorno que no esté segregado, con lo cual no ha habido ningún avance significativo. Según la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Material de Construcción (ANDIMAC), la Reforma y Rehabilitación supone el 45% del mercado de materiales de construcción en España, muy por encima del resto de conceptos. Ese 45% son todos esos profesionales que ahora mismo están esperando que sean claros con su actividad y que les permitan volver a depender de ellos mismos y no del Estado.

En un contexto en el que, según los Ministerios de Economía y Empleo, se espera una caída del PIB del 9% y una tasa de desempleo para este año del 19%, desde ASCER entendemos que es necesario poner medidas urgentes para combatir esa situación y creemos que la construcción es una palanca de crecimiento y generadora de empleo fundamental. El 75% de las empresas de construcción tienen menos de 10 trabajadores y se dedican mayoritariamente a la reforma.  Si contamos las empresas de 10 a 49 trabajadores, se alcanza el 87% del conjunto. Por eso, no entendemos que se cercene una parte tan importante de esta actividad, para tantas empresas, al limitar la actividad en edificios cuando otros colectivos como transportistas, repartidores, etc., sí que acceden a estos edificios sin ninguna limitación.

En concreto, el sector de la construcción da trabajo a 382.000 autónomos, que en su mayoría dependen de la actividad de la reforma, y sólo la reforma representa el 75% del mercado de edificación residencial, en términos de viviendas equivalentes.

Toda esa importante red de profesionales que están viendo limitada su actividad necesitan medidas urgentes y, más si cabe, en un escenario en el que la compra de vivienda se va a ver afectada y la reforma será una alternativa más asequible y necesaria, no en vano la tasa de rehabilitación en España es sólo del 0,2% respecto a la europea que se sitúa en el 2%.

Por ello el sector cerámico propone medidas de fomento de la demanda que pasan por la autorización inmediata de todo tipo de obras de reforma y rehabilitación, la apertura de las tiendas de retail respetando las medidas de seguridad oportunas, garantizando la concesión de permisos y licencias de obra mediante declaraciones responsables revisables y ofreciendo, entre otras, medidas fiscales para la rehabilitación de segundas residencias y de mejoras en el ámbito de la eficiencia energética, acústica y la sostenibilidad.

Pero además, es importante dotar al ciudadano de instrumentos que animen al consumo por lo que será necesario ofrecer mayores coberturas en la compra de vivienda, recuperar incentivos fiscales para la compra de vivienda, ofrecer deducciones por la inversión realizada en sus reformas y crear líneas de ayudas para subvencionar dichas reformas especialmente en entornos sensibles, pueblos de interior que contribuyan a combatir la España vaciada.

Son muchas las medidas de fomento de la demanda a aplicar en el ámbito de la construcción por eso, ASCER quiere ponerse a disposición para colaborar con las autoridades en la definición de tantos instrumentos de apoyo sean necesarios que contribuyan a la mejora de todos los eslabones de la cadena de valor.

Desde su parcela, ASCER reclama para todos ellos medios suficientes, especialmente para los sanitarios, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y todos los profesionales esenciales que están arriesgando su salud y a los que mandamos un mensaje de ánimo y fuerza.

Deja un comentario