ASCER propone que se reduzcan las cargas administrativas

Los plazos y la descoordinación de las administraciones suponen un lastre para la economía del país.

Proyectos empresariales de inversión y generación de empleo se quedan bloqueados por la lentitud de la tramitación administrativa

El papel de la industria, junto con la construcción y el sector primario, va a ser esencial en la reconstrucción de la economía hasta que el sector servicios vaya recuperándose.

Ante la urgente necesidad de reactivar la economía, las distintas administraciones (nacional, autonómica y local) deberían de reducir la compleja burocracia a la que se ve sometida la industria y las empresas para el desempeño de su gestión y su actividad diaria.

Para ello es vital contar con una regulación inteligente, sencilla, ágil y simplificada, así como que haya una mayor coordinación y armonización entre todas las administraciones implicadas, y en todos sus niveles.

No contar con la agilidad necesaria en la tramitación de expedientes y procedimientos conlleva una merma en la competitividad de las empresas, que ven como pierden oportunidades de negocio. Numerosos proyectos de inversión que son generadores de empleo y riqueza en el entorno se ven paralizados por el bloqueo administrativo.

Algunos ejemplos que resultan largos y tediosos para la industria son las autorizaciones para la puesta en marcha de unidades productivas, las ampliaciones de plantas existentes, la urbanización de polígonos industriales, la obtención de Autorizaciones Ambientales Integradas, entre otros.

En estas circunstancias, es más vital el desarrollo de un marco regulatorio que proteja los principios de unidad de mercado y que evite la inseguridad jurídica que genera la sobrerregulación existente en el ámbito industrial, fomentando la creación de un entorno favorable a la competencia y a la inversión.

En las tramitaciones, en numerosas ocasiones, estamos hablando de años de tramitaciones para la industria. El problema nace de que las administraciones no cumplen los plazos dados por la ley, pero como necesitas su informe favorables, no puedes seguir adelante con el proyecto. En ese sentido, sería necesario que procediera el silencio administrativo positivo, para poder agilizar los proyectos industriales y empresariales.

Como hemos manifestado en anteriores ocasiones, la recuperación será más rápida si empresas y Administración van en la misma dirección.

ASCER quiere reclamar recursos suficientes para todos los profesionales que están en la primera línea del riesgo desde el primer momento. A todos ellos, lanzamos un mensaje de agradecimiento por el sacrificio realizado.

Deja un comentario