Asisten a una fiesta ‘trampa’ en un chalet: Les amordazan, torturan y roban

Asisten a una fiesta ‘trampa’ en un chalet: Les amordazan, torturan y roban

Los autores de los hechos delictivos lograron transferir criptomonedas de sus víctimas por un valor de 107.207 dólares.

 

La Guardia Civil de Valencia ha detenido a dos personas y ha emitido 11 órdenes internacionales de búsqueda y detención en relación con los hechos ocurridos en un chalet alquilado en una exclusiva urbanización de Cullera durante una fiesta privada.

En la madrugada del pasado 22 de agosto de 2023, agentes de la Guardia Civil fueron llamados para investigar la desaparición de un ciudadano ucraniano cuyo paradero era desconocido tras haber asistido a una fiesta en un chalet de lujo en Cullera durante todo el fin de semana.

La fiesta fue organizada por un ciudadano ucraniano que alquiló una villa en una exclusiva urbanización de Cullera y a la que invitó a dos jóvenes compatriotas con alto poder adquisitivo que residen en la ciudad de Valencia. Estos jóvenes se dedican a invertir en criptomonedas, lo que los convirtió en víctimas. Uno de los jóvenes acudió a la fiesta acompañado de un amigo ruso que se encontraba de visita en España, pero el otro decidió no asistir al evento.

Durante la celebración, en un momento dado, se produjo un asalto al chalet por parte de cuatro encapuchados, quienes localizaron al joven ucraniano y a su amigo ruso en sus respectivas habitaciones. Los chicos fueron atados con bridas, amordazados con cinta americana y les cubrieron la cabeza con fundas de cojín para impedirles la visión. A continuación, fueron torturados hasta que proporcionaron las claves de acceso a sus cripto-monedederos, de los cuales los asaltantes lograron transferir criptomonedas por valor de 107.207 dólares.

Al mismo tiempo, un segundo grupo, compuesto por otras cuatro personas, accedió al domicilio de las víctimas en Valencia, llevándose contra su voluntad a otro amigo que se encontraba de visita en España. Este grupo de asaltantes obtuvo otro dispositivo para acceder a las criptomonedas. Además, intentaron localizar al segundo joven ucraniano que no acudió a la fiesta para obtener las claves de acceso a sus monederos virtuales.

Este joven empezó a sospechar de la extraña desaparición de su amigo y, al no poder contactar con el que estaba en la fiesta de Cullera, decidió acudir al acuartelamiento para denunciar la desaparición de sus amigos. Entre el denunciante y las patrullas lograron localizar el chalet, descubriendo que los asaltantes ya habían huido, al igual que las víctimas, excepto uno de los cómplices, encargado de limpiar la escena. Al verse sorprendido por las patrullas, fingió ser una víctima más del asalto, atándose él mismo con bridas.

Relacionados  Le roban el perro cuando lo paseaba por la calle

Los autores de los hechos delictivos lograron transferir criptomonedas de sus víctimas por un valor de 107.207 dólares.

Durante la mañana, las dos víctimas del asalto al chalet fueron localizadas en los alrededores de Cullera y, posteriormente, el tercero que fue sacado del domicilio de Valencia fue encontrado en la carretera cerca de Sollana, abandonado por los autores. Tras ser auxiliados, se requirió asistencia médica para ellos. Uno de los cuales presentaba signos de haber sido agredido violentamente, incluyendo la pérdida de una uña, por lo que fue trasladado al hospital, donde permaneció ingresado varios días en la UCI debido a las graves lesiones ocasionadas por los asaltantes.

Gracias a la inspección ocular realizada por los agentes, se pudo identificar el comercio donde los autores adquirieron los materiales para el asalto y tortura de las víctimas (como guantes, fundas de cojín, bridas, cinta americana y un sargento de apriete). Fueron identificados un total de 8 hombres y 3 mujeres, todos de nacionalidad ucraniana, que hicieron de señuelo y viajaron expresamente desde diferentes países europeos a España para perpetrar este robo, huyendo juntos al día siguiente de los hechos.

El éxito en la labor de identificación fue fruto de la colaboración e intercambio de información a través de EUROPOL, así como con las autoridades ucranianas, constatando que algunos ya contaban con antecedentes en su país de origen. También se contó con la colaboración del Grupo de Ciberinteligencia Criminal de la Unidad Técnica de Policía Judicial en Madrid, cuya pericia proporcionó información vital para conocer el destino de parte de las criptomonedas.

Los agentes de la Guardia Civil de Valencia procedieron a la detención del organizador de la fiesta y de la falsa víctima, dos hombres de 43 y 44 años, ambos de nacionalidad ucraniana. Además, a la vista del resultado de la investigación, la autoridad judicial emitió las pertinentes órdenes internacionales de búsqueda y detención contra el resto de implicados en los hechos: los 8 hombres y las 3 mujeres. Se les atribuyen los siguientes delitos: 2 detenciones ilegales, 1 robo con violencia y 1 de pertenencia a grupo criminal.

Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Sueca.

Los autores de los hechos delictivos lograron transferir criptomonedas de sus víctimas por un valor de 107.207 dólares.