Asquerosamente divertido

Ya advertíamos de que nos esperaba una campaña electoral larga, cruenta, desagradable y divertida. Sí, asquerosamente divertida porque se mezclan a diario las situaciones más inverosímiles, cercanas a lo absurdo y propicias al chiste fácil, con hechos muy desagradables, mentiras malintencionadas y ataques constantes a nuestra libertad de pensamiento.

Sin duda la estrella efímera de la semana ha sido el libro, firmado y escrito a su dictado, sobre el enorme ego de “Iluminado II” Sánchez el breve. El egocentrismo de este hombre, ya no me queda la más mínima duda, necesita urgentemente tratamiento psiquiátrico.

Causan risa, he abandonado ya el sentimiento de tristeza por la pobreza de espíritu de algunos, las prisas con las que se encaran, con la legislatura terminada, ciertos temas que nada importan a la ciudadanía pero que pretenden dejar la huella del paso de algunas mentes privilegiadas por nuestra política. Me refiero a la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, los “urgentes” cambios de nombre de calles en cumplimiento de una necedad llamada Ley de Memoria Histórica creada para la imposición del pensamiento único, la obsesión, en contra de una resolución del Pleno Municipal, por el derribo de la Cruz de Ribalta, los últimos intentos de amoldar la educación de nuestros hijos a los oscuros intereses marxistas del Pacto del Botánico y los reconocimientos públicos a la labor de quienes han servido fielmente al partido en el poder durante los últimos cuatro años desde sus cargos, algunos dudosamente democráticos en cuanto a su designación.

El mejor “chiste” de la semana, sin duda, ha sido la propuesta de nuestro “brillante” Secretario Autonómico de Empleo, el catalán Enric Nomdedéu, de crear una semana laboral de tres días de trabajo y cuatro de descanso para facilitar la creación de empleo y la conciliación familiar, eso sí, manteniendo el nivel salarial. Se lo traduzco, obligar a los empresarios a duplicar sus plantillas y sus costos salariales. Creo que ya está propuesto para el Nobel de economía.

Pero claro, no es posible que en el estado actual de este país, antes llamado España, podamos cerrar una semana sin tener que lamentarnos de actos realizados por el fascismo comunista encaminados a coartar nuestra libertad. Otra vez le ha tocado a VOX con la cobarde destrucción a pedradas, al amparo de la oscuridad de la noche y de la inacción de nuestro Gobierno Municipal, de los cristales de su sede en Castellón.

Los fascistas comunistas del pensamiento único siguen haciendo, gratuitamente, bueno con alguna factura del cristalero, campaña a favor de VOX con sus actos violentos antidemocráticos que lo único que hacen es sumar más españoles a la ya larga lista de aquellos que tienen a este partido como intención de voto. Han cogido tal pánico a VOX, solo por decir verdades, que cualquier método es válido para intentar amedrentar, sin ningún éxito, a los simpatizantes y militantes del partido que preside Santiago Abascal, que precisamente hoy aprueba modificaciones en sus estatutos para evitar que personajes y grupos siniestros tomen el control de sus delegaciones provinciales para confeccionar listas electorales repletas de fieles “amiguitos” tras oler el éxito electoral que se avecina y los cargos públicos remunerados que eso conlleva.

Esta mañana, en el programa de esRadio que dirige el gran Luis del Pino, se le ha preguntado a Javier Ortega Smith, ilustre abogado de VOX y azote de los traidores secesionistas, si podía desmentir que el Sr. Tezanos era un infiltrado de VOX en el PSOE.

Al menos, ya que quieren destruir nuestra libertad, que no nos falte nunca humor.

Deja un comentario