Aumentan las tierras agrarias abandonadas en la Comunitat Valenciana

Aumentan las tierras agrarias abandonadas en la Comunitat Valenciana

Una de cada tres hectáreas abandonadas en 2022 se encontraban en la Comunidad Valenciana.

 

La superficie agrícola no cultivada en la Comunidad Valenciana aumentó en 6.437 hectáreas, un incremento del 3,9% interanual, y alcanzó un récord histórico de 171.386 hectáreas abandonadas. Según un estudio de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) basado en la encuesta Esyrce del Ministerio de Agricultura.

En toda España, el número de tierras que se dejaron de cultivar aumentó un 2% en comparación con el año anterior, es decir, 20.240 hectáreas adicionales, para un total de 1.043.239 hectáreas. AVA-ASAJA concluye que una de cada tres hectáreas abandonadas en 2022 se encontraban en la Comunidad Valenciana, consolidando su posición como «el farolillo rojo» a nivel nacional y posiblemente en Europa en términos de superficie agrícola sin cultivar.

Según el estudio de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), basado en la encuesta Esyrce del Ministerio de Agricultura, otras comunidades autónomas con una superficie agraria más amplia recuperaron terreno cultivable: Castilla-La Mancha aumentó en un 1,53% (con 159.446 hectáreas menos baldías), Castilla y León en un 1,33% (con 123.442 hectáreas menos) y Andalucía en un 1,05% (con 127.497 hectáreas menos).

El estudio también revela un retroceso importante de la superficie de los principales cultivos valencianos. Los cítricos disminuyeron un 4,1% (6.151 hectáreas), pasando de 149.648 a 143.497 hectáreas en regadío. El viñedo se redujo un 2,9% (con 1.953 hectáreas baldías más) y el olivar bajó un 2% (con 1.968 hectáreas). Además, otras producciones como las hortalizas y flores disminuyeron un 9,6%, el caqui un 2,1% y las frutas de hueso un 0,8%.

Por el contrario, los cultivos de kiwi y aguacate crecieron (+12% y +0,07% respectivamente) aunque son todavía minoritarios. Además, se destaca el aumento de los huertos familiares, enfocados en el autoconsumo, que después de haber crecido un 16,4% en el último año, superan las 12.062 hectáreas.

Relacionados  Se prevé un aumento del 63% en la cosecha de almendra de la provincia de Castellón

AVA-ASAJA, ante estos datos que «confirman la crisis de rentabilidad» de los productores valencianos, insiste,

La urgencia de adoptar una hoja de ruta acordada entre todos los partidos políticos y el sector con el objetivo de garantizar estabilidad económica a la actividad agrícola para reactivar el relevo generacional y recuperar terrenos abandonados.

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, resalta,

Ya no se puede esperar más a que la clase política reaccione de manera urgente y efectiva. Somos líderes en tierras abandonadas de cultivo, envejecimiento de la población agrícola y falta de incorporación de jóvenes.

Lamenta.

PSEUDOPOLÍTICAS FILOSÓFICAS

En este sentido, «las políticas filosóficas falsas que nuestros gobernantes están experimentando no solo no resuelven los problemas, sino que nos están expulsando de los campos y granjas» porque «cada vez nos imponen más exigencias ambientales, mientras permiten la entrada de importaciones con una huella de carbono y residuos fitosanitarios más grandes».

Además, critica que cada vez «nos prohíben más medicinas de plantas, mientras no exigen esa reciprocidad a lo que viene de fuera. Cada vez nos hacen más inspecciones, mientras no inspeccionan los abusos comerciales». «Estamos cada vez peor y todo lo que recibimos son buenas palabras, malas leyes y acoso constante». Por lo tanto, advierte:

O cambian el rumbo o el problema no solo será de los productores, sino de toda la sociedad, ya que se pone en peligro la autosuficiencia alimentaria, el cuidado del territorio y la lucha contra el cambio climático.

Ha zanjado.