Baja el precio de la bombona de butano

Baja el precio de la bombona de butano

La bombona de butano baja de precio a partir de este martes en su primer descenso en seis meses.

 

A partir de este martes, el precio máximo de venta al público de la bombona de butano se reducirá un 3,2%, situándose en 16,14 euros. Esta disminución interrumpe una serie de tres aumentos consecutivos en las revisiones bimestrales anteriores, según se detalla en la resolución publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Además, después de 11 bimestres, es la primera revisión en la que no se aplica la limitación del precio máximo antes de impuestos de 19,55 euros, establecida por el Real Decreto-Ley 11/2022 del 25 de junio y prorrogada por última vez por el Real Decreto-ley 8/2023. Este precio máximo se alcanzó por última vez en la revisión del 19 de septiembre de 2022.

En particular, la disminución de esta revisión se debe a la bajada en la cotización de las materias primas (-6,6%), así como a la ligera apreciación del euro frente al dólar (+0,5%) en los últimos dos meses y al incremento en el coste de los fletes (+0,5%), según informaron fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El precio máximo de venta de los gases licuados del petróleo envasados (GLP) en envases de entre 8 y 20 kilogramos -la tradicional bombona de butano- no está liberalizado. Su valor se revisa bimestralmente el tercer martes del mes, por resolución de la Dirección General de Política Energética y Minas.

Esta revisión bimestral se basa en el coste de la materia prima (propano y butano) en los mercados internacionales, así como en el coste de los fletes (transporte) y la evolución del tipo de cambio euro-dólar. Además, la revisión del precio, ya sea al alza o a la baja, está limitada a un 5%, acumulándose el exceso o defecto de precio para aplicarlo en revisiones futuras.

Relacionados  'Tanquem Cofrents' pide el cierre de la central nuclear valenciana

El gas licuado de petróleo (GLP) envasado es una mezcla de hidrocarburos, principalmente butano, que se utiliza como alternativa al gas natural para consumo energético en envases a presión, especialmente en áreas o núcleos urbanos sin conexión a la red de gas natural.

Actualmente, se consumen anualmente 64,5 millones de envases de GLP de diversas capacidades. Este combustible está en retroceso: desde 2010 hasta 2021, el consumo total de GLP envasado ha disminuido más de un 25%.