Barrachina (PPCS) se suma a la protesta de las fuerzas y cuerpos de seguridad «porque la reforma del Gobierno desprotege a los agentes»

La presidenta provincial del PPCS, Marta Barrachina, ha apoyado hoy la protesta que los representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han convocado en Castellón, al igual que en el conjunto de España, "para clamar en contra de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que está promoviendo el Gobierno de Pedro Sánchez, y que en la práctica supone la desprotección de los agentes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y policías locales".

“La ley nunca puede convertir en vulnerable a quienes exponen su vida para proteger la nuestra. Hoy reivindicamos sus derechos, que son los de todos los ciudadanos. Necesitamos una ley que sea garante y justa a la hora de proteger a quienes nos protegen cada día, incluso arriesgando su vida por el conjunto de los ciudadanos», ha subrayado Marta Barrachina, quien ha encabezado una delegación del Partido Popular de la que también formaban parte el secretario general Salvador Aguilella, y la presidenta del Partido Popular de la ciudad de Castellón, Begoña Carrasco, así como el concejal Popular responsable del Grao, Vicente Guillamón.

Así lo ha defendido la líder provincial del PPCS quien ha conversado con representantes de los distintos colectivos de seguridad, tanto estatales como autonómicos y locales, que hoy se han dado cita frente a la Subdelegación del Gobierno para reclamar del Gobierno de Pedro Sánchez una ley de Seguridad Ciudadana “segura para quienes nos protegen”.

La presidenta provincial del Partido Popular ha afirmado que la reforma de esta ley «llega justo en el peor momento, cuando la cifra de delitos ha crecido un 20% en el conjunto de la provincia, según los datos oficiales del Ministerio del Interior entre enero y septiembre de 2021 con respecto al mismo periodo del año 2020, y cuando en Castellón la delincuencia se ha incrementado incluso un 30%. También en la Vall se han incrementado un 29%, en Benicarló un 23,7%, en Vila-real un 14% o en Vinaròs un 8,6%, habiéndose multiplicado los robos con violencia o las riñas tumultuarias, «situaciones que son muy preocupantes y que reclaman el interés de los castellonenses».