BECSA finaliza las obras del puente sobre el río Seco que supone la unión de barrios en Castellón

El viernes 24 de mayo BECSA entregó la obra al Ayuntamiento de Castellón, reduciendo así en un mes el plazo de ejecución de esta obra que mejora la vialidad de la ciudad

 

El pasado viernes BECSA finalizó las obras que se han desarrollado en Castellón para construir un puente sobre el río Seco en la prolongación de la calle Jesús Martí Martín hacia la Avd. Alcora, y remodelar la rotonda que ya existía. Este proyecto, con un presupuesto de 1.599.058,21€, tenía un plazo de ejecución de 12 meses, que BECSA ha conseguido reducir en un mes, finalizando las obras el día 24 de mayo de 2019.

Estos trabajos han permitido crear una nueva conexión entre el Raval Universitario y la avenida Alcora, esta se ha conseguido mediante un puente de 42,70 metros de longitud, formado por tres vigas artesa pretensadas prefabricadas como elemento estructural, que materializan un tablero de 14,60 metros de ancho. Estos casi 15 metros de ancho se han aprovechado para dividir el espacio en dos aceras peatonales, un carril bici y una calzada de 7 metros de ancho con dos carriles de circulación, uno por sentido.

Con la construcción de esta vía de unión, la ciudad de Castellón ha conseguido unir dos barrios mediante una vía que permite la convivencia de todo el tránsito, tanto peatonal, ciclista como de vehículos; además de construir una nueva zona de ocio para la infancia, y un paseo, que ya está siendo utilizado por los vecinos y vecinas de la zona.

En este proyecto también se ha trabajado en la remodelación de la rotonda existente, que ayuda a gestionar de una forma más segura el tráfico y crea amplios recorridos peatonales con zonas de sombra. Otro punto que ha supuesto mejoras en los barrios, ha sido la conexión del carril bici con el existente en la calle Jesús Martí Martín, que crea una continuidad completa de trazados, tanto de vehículos como de bicicletas y peatones, mejorando la convivencia de todos los tipos de transporte.

Cabe destacar dos hitos puntuales en la ejecución de las obras, que han supuesto un despliegue de recursos importante. El primero de ellos fue la llegada de las vigas de casi 43 metros de longitud, ya que directamente a la llegada de éstas se colocaban sobre los estribos del puente usando dos grúas de 500 y 250 toneladas. Por otro lado, el asfaltado final de la zona de la rotonda también ha supuesto el corte de la avenida Alcora, teniendo que redirigir el tráfico de la zona por vías alternativas.

En definitiva esta obra compleja en momentos puntuales, que BECSA ha podido ejecutar en un mes menos de lo previsto, ha permitido que la ciudad de Castellón avance en conexiones, mejorando así la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas.

 

Deja un comentario