Bol en la fuga y Cabedo en la ascensión brillan en Picón Blanco

El ciclista del Burgos BH ascendió el puerto final con los favoritos y dinamitó el grupo a dos de meta. Jetse Bol protagonizó la escapada desde el inicio de la jornada.

Llegó la tercera etapa, la última incursión de La Vuelta en la provincia de Burgos, en esta ocasión en la zona norte, y el primer final en alto con la subida al Picón Blanco, el coloso de las Merindades. Bastaron 25 kilómetros para que Jetse Bol volviese a dar protagonismo al Burgos BH y se integrase en la escapada del día junto a otros siete corredores. En el Manquillo, primer puerto de la jornada situado en el kilómetro 40, la fuga contaba con una ventaja superior a los tres minutos. La cabeza de carrera con entendimiento hizo camino y obtuvo una renta superior a los 8 minutos y medio hasta que en el último tercio de la carrera el pelotón comenzó a reducir la diferencia.

A siete de meta, ya en el Picón Blanco, la escapada aumentaba el ritmo y las rampas del 12% provocaron que Bol se descolgase e hiciese la subida a su ritmo en el grupo perseguidor. Mientras tanto, Óscar Cabedo supo sufrir en las primeras rampas para aguantar con los favoritos en el grupo principal. A falta de menos de tres kilómetros Bol conectaba con el grupo principal y Cabedo lanzó un ataque ante la pasividad del grupo de los mejores. En lo alto del Picón Blanco Cabedo firmó la 18ª plaza en el estreno de La Vuelta en la subida burgalesa.

Jetse Bol, protagonista de la fuga del día, reconoció en meta que “ha sido un día duro. Desde el kilómetro 0 hubo muchos ataques y yo tenía muchas ganas de entrar. Al principio se fueron cuatro corredores, después dos y yo tenía que saltar. Ha sido un día largo, más de 200 kilómetros con viento de cara. En el Picón Blanco se arrancó muy fuerte, no pude seguirles y decidí subir a mi ritmo”, aclaró.

Después de tres jornadas, el pelotón de La Vuelta sale de la provincia de Burgos y se encamina hacia la Costa Blanca. La cuarta etapa parte del Burgo de Osma, aún en tierras castellanas, y reduce al mínimo las dificultades montañosas hasta llegar a Molina de Aragón tras más de 163 kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *