Bonificación del 95% y del 100% del IBI en Vila-real

Bonificación del 95% y del 100% del IBI en Vila-real

La propuesta debe ser aprobada en pleno pero el departamento ya está ultimando los detalles para agilizar el proceso.

 

El Ayuntamiento de Vila-real está apoyando a los sectores económicos más afectados por la crisis y está avanzando en los trámites para que el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) sea bonificado en un 95% por tercer año consecutivo en 2023. La medida, anunciada por el alcalde José Benlloch, se aplicará a los mismos sectores que en 2022, pero con una diferencia en la hostelería y restauración.

Los establecimientos sin terraza tendrán una bonificación del 95%, mientras que los que tienen terraza recibirán una bonificación del 50% del IBI y una exención del 100% en la tasa por ocupación de vía pública por cuarto año consecutivo.

El departamento de Economía ha evaluado los efectos económicos de las bonificaciones y, «a pesar de las dificultades del Ayuntamiento, harán un gran esfuerzo». La propuesta es incluir las mismas actividades económicas que en 2022, ya que la pandemia ha demostrado que estas medidas de alivio fiscal han sido efectivas para el comercio y la hostelería. Según el alcalde, esta medida única del Ayuntamiento de Vila-real les ha permitido brindar un importante respiro a su comercio durante la pandemia. Ahora, ante la crisis de la guerra de Ucrania, quieren seguir apoyando su tejido productivo reduciendo la contribución en los negocios más afectados. La propuesta debe ser aprobada en pleno, pero el departamento ya está ultimando los detalles para agilizar el proceso.

La bonificación del 95% del IBI estará disponible para las siguientes actividades: comercio minorista, servicios personales (peluquerías, salones de belleza, servicios médicos, fotógrafos), servicios educativos, reparaciones, profesionales, ocio, servicios deportivos, servicios inmobiliarios, artes gráficas, transporte, producción audiovisual, fotografía, carpintería metálica, academias y escuelas infantiles.

Para bares y restaurantes, se considerará si cuentan o no con terraza, ya que aquellos que sí la tienen recibirán una exención adicional de la tasa por ocupación de la vía pública, que será del 100%.

Relacionados  Compromís muestra "los engaños" de los presupuestos 2024 de Castellón

En 2022, se tramitaron 365 solicitudes de bonificación del IBI para negocios comerciales, hosteleros y otros. Esto significa que el Ayuntamiento renunció a 385.000 euros para apoyar la recuperación económica, sumándose a los 335.000 euros de 2021, por un total de 720.000 euros en los últimos dos años. Se espera que el impacto económico de la medida en 2023 sea similar al de los años anteriores.
Además, como señaló el alcalde, la exención del 100% de la tasa por ocupación de la vía pública para terrazas, mercados ambulantes y ferias se mantiene, lo que supone una bonificación total de 540.000 euros desde 2020. Esta medida se extenderá por cuarto año consecutivo.

Como ha destacado Benlloch,

Hemos abordado estos incentivos fiscales con prudencia y responsabilidad, considerando la situación financiera delicada del Ayuntamiento, pero estamos convencidos de que debemos apoyar a nuestros trabajadores autónomos y comercios, ya que son una parte vital de nuestra economía y sin ellos no podemos construir una nueva Vila-real para el siglo XXI.

El alcalde lamenta «el impacto de tres crisis consecutivas, la crisis financiera de 2008, la pandemia y ahora la guerra en Ucrania y el aumento de precios y costos energéticos, sumado a la gestión deficitaria del gobierno del PP en cuestiones urbanas y la deuda, que nos ha costado cerca de 60 millones de euros, incluyendo 35 millones por empastres urbanísticos y 23 millones de un préstamo que aún tendrá un costo adicional de 5 millones». A pesar de esto, el alcalde concluye, «nuestra prioridad es seguir construyendo una ciudad llena de oportunidades».