Campaña de crowdfunding para replantación de olivos tras el incendio de 2022 en Bejís – Castellón

Campaña de crowdfunding para replantación de olivos tras el incendio de 2022 en Bejís – Castellón

Este proyecto marca el inicio de una fase a largo plazo de gestión de tierras en común que busca no solo recuperar las áreas afectadas por el incendio, sino también generar nuevos empleos y reactivar la economía local para combatir la despoblación.

 

La Cooperativa de Bejís, ubicada en la provincia de Castellón, ha iniciado una campaña de crowdfunding tras el incendio forestal ocurrido en 2022. El objetivo de esta iniciativa es llevar a cabo un proyecto de replantación de olivos y agrupar todas las parcelas en riesgo, de manera que puedan ser cultivadas a través de la cooperativa y evitar así su abandono.

El incendio que tuvo lugar en Bejís el 15 de agosto de 2022 arrasó un total de 19.159 hectáreas de campos de cultivo y bosque, ocasionando pérdidas significativas tanto en el entorno natural como en el suelo, la biodiversidad, los olivos, almendros y carrascas. Además, también afectó a los proyectos y sueños de toda una población, según ha informado la Cooperativa de Bejís.

Ante esta situación «dramática», se ha puesto en marcha esta campaña de crowdfunding con el fin de revertir la situación de forma inmediata, eficiente y transparente. La Cooperativa de Bejís ha destacado que las actividades relacionadas con el sector primario son una de las herramientas más efectivas para combatir los incendios, ya que cuidando del territorio se previenen estos desastres. Asimismo, han subrayado el esfuerzo realizado por los socios de la cooperativa a lo largo de sus vidas, por lo que no se puede dejar de apoyarles ahora que han perdido todo y deben empezar de cero.

Debido a que la media de edad de la población es bastante elevada, muchos de los campos que antes estaban cultivados quedarán abandonados.

Por esta razón, la cooperativa está trabajando en un proyecto de cesión de tierras y recuperación del olivar, con el objetivo de hacerse cargo del cultivo de todos los campos que sean propiedad de personas que no puedan hacerlo.

De este modo, ayudamos a las personas a preservar su legado y a disponer de nuestro excelente AOVE para su consumo. Además, evitamos el abandono de tierras como medida preventiva ante futuras catástrofes como la que hemos vivido.

Han afirmado.

Si deseamos recuperar el olivo autóctono y lograr un olivar sostenible a largo plazo, es necesario replantear el escaso cultivo que nos queda y restaurar la superficie quemada. El proceso de sustitución debe llevarse a cabo siguiendo los criterios del cultivo ecológico.

Ha señalado.

La Cooperativa Agrícola Nuestra Señora del Loreto, ubicada en Bejís (Alto Palancia, Castellón), fue fundada en 1947 por 42 socios y se dedica exclusivamente al cultivo del olivo. En la actualidad, cuenta con 170 socios y sigue siendo una cooperativa familiar y emprendedora, como en sus inicios. Su principal actividad se centra en la variedad de oliva Serrana, produciendo un aceite de alta calidad. Una de sus características distintivas es que no mezclan variedades de olivas y llevan a cabo la molturación en menos de 24 horas desde la recolección. Realizan análisis y superan estrictos controles de calidad que garantizan que el aceite es Virgen Extra (AOVE).

Relacionados  Mitma busca contratistas para conservación de carreteras en Castellón

Antes del incendio, estaban trabajando en innovar en la producción oleícola, elaborando un aceite de oliva temprano AOVE de la variedad autóctona, cuya recolección se realiza durante los primeros días del otoño. Desde la cooperativa, tienen como objetivo elaborar un AOVE con una identidad basada en la aceituna Serrana de alta calidad, que envasan en sus instalaciones con la marca ‘BELGIDIS’.

PROYECTO

El proyecto de replantación de olivos se basa en la Iniciativa de Gestión en Común (IGC). Esta iniciativa consiste en una herramienta innovadora que reúne a un grupo de personas físicas o jurídicas propietarias de parcelas que, mediante un contrato de cesión, manifiestan su voluntad de considerarse como una unidad para llevar a cabo un plan de gestión conjunta del olivar, liderado por la Cooperativa.

El objetivo de esta iniciativa es agrupar todas las parcelas en riesgo y cultivarlas a través de la Cooperativa, con el fin de evitar su abandono.

Este proyecto marca el inicio de una fase a largo plazo de gestión de tierras en común que busca no solo recuperar las áreas afectadas por el incendio, sino también generar nuevos empleos y reactivar la economía local para combatir la despoblación.

En esta primera etapa, se planea llevar a cabo la replantación de las primeras 2 hectáreas de olivar quemado. Para ello, se requiere la adquisición de plantas de olivo de la variedad autóctona Serrana, la eliminación de los árboles dañados por el fuego, la preparación del suelo para la plantación, la colocación de los nuevos olivos y la instalación de un sistema de riego adecuado.

Una vez finalizada la plantación de los árboles, se llevarán a cabo labores de cuidado, como el riego, el labrado y la poda, entre otras tareas necesarias.