Cáritas pide que la sociedad se implique ante el aumento de personas que necesitan atención

El nuevo directivo de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón, Francisco Mir, ha pedido la implicación y apoyo de la sociedad castellonense en la lucha contra la exclusión social y la pobreza severa teniendo presente que las donaciones que recibe la entidad solo cubren entre el diez y el quince por ciento de sus necesidades.

 

Mir ha asegurado que las personas atendidas por la entidad a treinta y uno de agosto del año vigente ya superan en muchos lugares a las atendidas a lo largo de dos mil veintiuno.

Así, ha explicado en un desayuno con los medios que en acogida y acompañamiento, a treinta y uno de agosto de dos mil veintiuno se había atendido a mil setecientas noventa y cuatro personas, al paso que en exactamente el mismo periodo del año en curso se han elevado a dos mil doscientas noventa y una.

Además de esto, por el servicio de empleo de Cáritas -para orientación e intermediación-, a treinta y uno de agosto de dos mil veintiuno, pasaron novecientas nueve personas, al paso que en exactamente el mismo periodo de dos mil veintidós han pasado mil trescientas treinta y seis personas.

El nuevo director de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón, Francisco Mir, ha señalado que la media de acompañamiento en muchas familias dura hasta 3 años. En lo que se refiere al futuro, ha subrayado que Cáritas está lista para satisfacer las necesidades básicas de las personas que asistan a la entidad, si bien ha advertido,

Se aproxima un periodo de complicación en la tarea de Cáritas.

Por otro lado, el nuevo directivo de Cáritas ha hecho un llamamiento a fin de que se incorporen nuevos voluntarios y voluntarias a la entidad, la que cuenta en nuestros días con unas quinientas personas voluntarias, que se han visto reducidas a consecuencia de la pandemia y que la mayor parte son personas mayores, «lo que ha hecho que se haya descolgado bastante gente».

Mir ha marcado como ejes prioritarios de Cáritas Diocesana la lucha contra la pobreza y la necesidad de que cualquier persona pueda contar con un empleo y vivienda dingos,

Considerados como los dos pilares en que se sostiene la estabilidad de la familia en una sociedad justa.

De este modo, ha incidido en el proyecto diocesanoBetania‘ de viviendas de alquiler social, y ha pedido la implicación de los ciudadanos que dispongan de pisos que puedan poner a disposición de esta iniciativa solidaria.

En esta línea, asimismo ha señalado la inauguración prevista para el primer trimestre del próximo año de la Casa de acogida San pascualEl Pati‘, que se situará en Vila-real, y que constará de dieciocho habitaciones dobles, que van a poder acoger hasta treinta y seis personas sin hogar.

El anterior directivo de Cáritas, Juan Manuel Aragonés, ha repasado ciertos instantes más significativos de su orden y ha indicado que este último año ha sido en especial intenso por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania y, a la vez, «significativamente emotivo» por la celebración de los aniversarios de Cáritas Española y Cáritas Diocesana.

UCRANIA

Por último, Francisco Mir ha señalado que Cáritas ha mandado ya ciento cincuenta y cinco mil euros de ayuda a Ucrania y que el total de familias atendidas por la entidad es de dieciséis.

Da la impresión de que ya no llegan tantas familias como al comienzo, pues esta llegada se ha estabilizado desde julio-agosto y algunas de ellas se han vuelto a su país.

Ha concluido.