Cáritas y Ayuntamiento ponen en marcha el albergue de Castalia

Para la atención de personas sin hogar

Ante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus, Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón y el Ayuntamiento de Castellón amplían el convenio de colaboración para la atención de personas sin hogar con la puesta en marcha de un albergue provisional en el polideportivo del Estadio Castalia

La caridad no cierra. La emergencia sanitaria y social creada por el impacto de la pandemia del coronavirus ha obligado a Cáritas a redoblar las acciones de acompañamiento a las personas en Situación de Sin Hogar

El Ayuntamiento de Castellón ha habilitado un espacio municipal, en el Polideportivo Castalia, muy cerca del actual Centro de Acogida Mare de Deú del Lledó (Albergue), para atender a las personas sin hogar que acudan y poder cumplir con el protocolo de actuación para prevenir contagios por coronavirus y ha encargado su gestión a Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón como ampliación del convenio que esta Entidad mantiene con la Concejalía de Bienestar Social.

El nuevo centro “Castalia”, que ya ha abierto sus puertas, tiene una capacidad para 40 personas y está gestionado por un equipo de profesionales de Cáritas y del Ayuntamiento que trabajan en coordinación directa con el Centro Mare de Deú de Lledó. Los dos centros comparten las instalaciones de cocina y permanece abierto el Servicio de Duchas y Lavandería anexo al Centro Mare de Deu del Lledó, para la atención a personas externas a los dos Centros que están en infraviviendas y no disponen de acceso a servicios de higiene, siguiendo las medidas sanitarias de seguridad.

Además, desde el Área de Inclusión Social de Cáritas Diocesana, se sigue atendiendo y acompañando a las personas Sin Hogar, que se encuentran en una situación de exclusión social grave. Se continúa dando respuesta a través del Servicio de Acogida de la Sede Diocesana en la C/ Germanías 4 de Castellón y desde los distintos centros residenciales de los que disponen.

Para Cáritas, éste nuevo proyecto que aborda es un signo de la preocupación de nuestra Iglesia diocesana por los últimos y la manifestación de nuestro compromiso con las personas más vulnerables de la sociedad, trabajando día a día para que esta crisis les afecte lo menos posible.

Deja un comentario