Carles Mulet: “A la ministra parece importarle poco el desmantelamiento del Castor a pesar de su gran responsabilidad en el fiasco”

La coalición alerta de la fecha de caducidad de los sellos temporales y se pregunta si tras el bloqueo del desmantelamiento están los sueldos de Montilla y Blanco. “Urge acelerar su desguace ya que llevamos gastados muchos millones pagados a Enagás en hibernar algo inservible y peligroso”

El portavoz de Compromís, Carles Mulet, ha reclamado a la ministra de Transición Ecológica y al Gobierno que aceleren la toma de medidas para iniciar el desmantelamiento de las instalaciones gasísticas del Castor después que en octubre de 2019 el Consejo de Ministros acordara su desmantelamiento y su sellado y abandono de los pozos. Mulet recuerda que “la situación es peligrosa, los sellos temporales están ya caducados y han pasado nueve meses sin que se haya informado de nuevos avances en el Estudio de Impacto Ambiental de su desmantelamiento que tenía un plazo de tres meses, o de las conclusiones tras la solicitud a la comisión OSPAR en virtud de la adhesión del Estado al Convenio para la Proteccion del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste o solicitud de autorizaciones administrativas para el cierre de las instalaciones”.

Desde Compromís recuerdan que en este tiempo “tan solo hemos oído la voluntad de ACS de no desmantelar las instalaciones y el nombramiento de exministros como asesores  de Enagás que tuvieron una enorme responsabilidad en el Gobierno que aprobó y puso en marcha unas instalaciones que eran urgentísimas y estratégicas y que hoy son prescindibles, inútiles y peligrosas”.

El Plan de Hibernación 

Fue iniciado en 2015 por Enagás, ha excedido los dos años previstos y los tapones de seguridad de los pozos llegan ya al final de su vida útil. El proyecto dispone desde 2018 de un Plan Previo de Desmantelamiento de las dos plantas y estructuras, valorado en 260 millones de euros, que no se está ejecutando a pesar de las reclamaciones realizadas desde el territorio.

Enagás repercute los costes del mantenimiento de unas plantas inactivas e hibernadas en el consumidor, cuya cuantía es de aproximadamente 17 millones de euros al año, lo que viene a sumar, en los cinco años que lleva hibernado estas instalaciones inservibles, la escandalosa cifra de cerca de 85 millones de euros.

“Tan solo las puertas giratorias y los sueldos de los exministros socialistas José Montilla y José Blanco y del experto de Podemos, Cristóbal Gallego, pueden estar justificando la falta de brío de cara a desmantelar un proyecto injusto, peligroso y que disfrutó de todas las facilidades para agilizar su implantación”, ha señalado Mulet que ha pedido una vez más “desmantelar Castor con todas las garantías, sin ocultar nunca más información a la ciudadanía, depurando responsabilidades y que no se pague ni un céntimo más de dinero público que no esté justificado, porque ya llevamos demasiado dinero gastado en algo inservible”.

Deja un comentario