Carles Mulet: “A la ministra parece importarle poco el desmantelamiento del Castor a pesar de su gran responsabilidad en el fiasco”

La coalición alerta de la fecha de caducidad de los sellos temporales y se pregunta si tras el bloqueo del desmantelamiento están los sueldos de Montilla y Blanco. “Urge acelerar su desguace ya que llevamos gastados muchos millones pagados a Enagás en hibernar algo inservible y peligroso”

El portavoz de Compromís, Carles Mulet, ha reclamado a la ministra de Transición Ecológica y al Gobierno que aceleren la toma de medidas para iniciar el desmantelamiento de las instalaciones gasísticas del Castor después que en octubre de 2019 el Consejo de Ministros acordara su desmantelamiento y su sellado y abandono de los pozos. Mulet recuerda que “la situación es peligrosa, los sellos temporales están ya caducados y han pasado nueve meses sin que se haya informado de nuevos avances en el Estudio de Impacto Ambiental de su desmantelamiento que tenía un plazo de tres meses, o de las conclusiones tras la solicitud a la comisión OSPAR en virtud de la adhesión del Estado al Convenio para la Proteccion del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste o solicitud de autorizaciones administrativas para el cierre de las instalaciones”.

Desde Compromís recuerdan que en este tiempo “tan solo hemos oído la voluntad de ACS de no desmantelar las instalaciones y el nombramiento de exministros como asesores  de Enagás que tuvieron una enorme responsabilidad en el Gobierno que aprobó y puso en marcha unas instalaciones que eran urgentísimas y estratégicas y que hoy son prescindibles, inútiles y peligrosas”.

El Plan de Hibernación 

Fue iniciado en 2015 por Enagás, ha excedido los dos años previstos y los tapones de seguridad de los pozos llegan ya al final de su vida útil. El proyecto dispone desde 2018 de un Plan Previo de Desmantelamiento de las dos plantas y estructuras, valorado en 260 millones de euros, que no se está ejecutando a pesar de las reclamaciones realizadas desde el territorio.

Enagás repercute los costes del mantenimiento de unas plantas inactivas e hibernadas en el consumidor, cuya cuantía es de aproximadamente 17 millones de euros al año, lo que viene a sumar, en los cinco años que lleva hibernado estas instalaciones inservibles, la escandalosa cifra de cerca de 85 millones de euros.

“Tan solo las puertas giratorias y los sueldos de los exministros socialistas José Montilla y José Blanco y del experto de Podemos, Cristóbal Gallego, pueden estar justificando la falta de brío de cara a desmantelar un proyecto injusto, peligroso y que disfrutó de todas las facilidades para agilizar su implantación”, ha señalado Mulet que ha pedido una vez más “desmantelar Castor con todas las garantías, sin ocultar nunca más información a la ciudadanía, depurando responsabilidades y que no se pague ni un céntimo más de dinero público que no esté justificado, porque ya llevamos demasiado dinero gastado en algo inservible”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *