Carrasco: “El gobierno de Amparo Marco nos ha costado 36 millones de € en presupuestos sin ejecutar y 17,2 millones de € más en impuestos”

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón ha comparecido hoy en rueda de prensa junto a Carlos Feliu para hacer balance económico de esta legislatura.

Denuncia que PSPV y Compromís no solo no cumplen lo que prometen y cobran más impuestos, sino que además han incrementado el gasto de personal en 10,2 millones sin que los castellonenses reciban mejores atenciones o servivcios.

“El gobierno de Amparo Marco nos ha costado 36 millones de € en presupuestos sin ejecutar y 17,2 millones de € más en impuestos”. Así se ha pronunciado hoy la portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón y candidata a la alcaldía de la ciudad por los Populares, Begoña Carrasco, en el transcurso de una comparecencia de prensa en la que ha valorado la gestión económica del bipartito de PSPV y Compromís en estos cuatro años, junto al concejal popular Carlos Feliu.

“Cuando gobiernan los socialistas, pierden los ciudadanos. El pacto de PSPV y Compromís en el Ayuntamiento de Castellón les ha costado a todos los castellonenses 36 millones de euros, una cifra brutal de dinero que ha salido de los impuestos de los vecinos y que se ha perdido por su incapacidad para la gestión municipal”, ha subrayado Begoña Carrasco.

“Ni se ha puesto coto al problema del empleo, que es la principal preocupación de los castellonenses, ni al de la vivienda o los desahucios, ni se ha invertido en colegios o el centro de salud… El ‘Pacte del Grau’ nos ha costado mucho dinero estos cuatro años a los castellonenses, pero como ya veníamos diciendo, ha sido solo el ‘Pacte del Frau’, porque no han hecho nada de lo que prometieron”, señala.

“Amparo Marco sitúa a Castellón como una de las ciudades con los impuestos más altos de toda España, como el IBI, el de circulación o el de las basuras. Sin embargo, ha dejado perder hasta 36 millones de euros recaudados porque luego no ejecuta ni lo que ella misma contempla en sus propios presupuestos”, ha destacado.

“Esos 36 millones son dinero que la alcaldesa de Castellón debería haber destinado a inversiones y a la prestación de servicios para los castellonenses. Pero nada más lejos de la realidad. Los líos internos de PSPV, Compromís y Castelló en Moviment, unido a la falta de capacidad en la gestión, han hecho que cada año hayan sobrado millones de euros, que directamente se pierden, puesto que la pelota cada vez se hace más grande”, ha subrayado. “Y en contra de lo que se pueda pensar, no solo no se acumula el dinero, sino que luego se pierde, puesto que ya solo tienen 9 millones de superávit, porque ese dinero termina yéndose a los bancos y a otros compromisos financieros, en lugar de donde debería ser: quedarse en el bolsillo de los castellonenses o, a lo sumo, a inversiones y servicios de quienes los han pagado”, ha añadido.

Por su parte, el concejal Carlos Feliu, ha explicado que entre las cosas que PSOE y Compromís se han dejado sin ejecutar está el capítulo de vivienda, que solo está ejecutado en un 27%; las de movilidad, solo en un 55,9%; las relacionadas con el planeamiento urbanístico, en un 37,6%; las de protección del medio ambiente, en un 22,8%; en materia de instalaciones deportivas apenas un 2,1%; en vías públicas un 49,4%; alcantarillado en un 15,5%; o limpiezas de solares en un 67,4%. Por no hablar de los 0 euros que han dedicado al servicio Major a Casa o la misma cantidad al Comedor Social del Padre Ricardo.

Y todo en un contexto de subida de los impuestos. “Según los datos extraídos de los informes de la Intervención General Municipal, la presión fiscal está ahora mismo en 718 euros por castellonense, 41 euros más que en 2014. Es decir, que PSOE y Compromís y han recaudado en cuatro años 17,2 millones de euros más, dinero que como ya hemos visto no revierte en los vecinos”, ha lamentado Begoña Carrasco.

Por otro lado, la candidata a la alcaldía de los Populares para el Ayuntamiento de Castellón subraya que la mala gestión de los socialistas también se ha traducido en un alza del coste de funcionamiento del Ayuntamiento. “En el año 2014, con el PP, el gasto de funcionamiento de la Administración local por habitante era de 867 euros, una cifra que ahora mismo está en 1.003 euros, es decir, 136 euros más que hace cuatro años. Ahora entendemos por qué Amparo Marco e Ignaci García no quieren que bajen los impuestos, porque si no, no pueden mantener a flote un ayuntamiento que ahora mismo es un gran dinosaurio que requiere de mucho dinero, sin que ello se traduzca en una mejora en la calidad de los servicios que reciben los castellonenses”, ha incidido.

De hecho, en cuatro años, el gasto en personal ha crecido en 10,2 millones de euros. De esta manera, “PSOE y Compromís necesitan gastar 1,53 euros en personal por cada euro que gestionan para prestar servicios. Es una gestión del todo y rotundamente ineficiente”, ha censurado.

“El Gobierno de Amparo Marco acaba con mucho lío interno y muchos impuestos para los castellonenses, pero con unos resultados que dejan mucho que desear. Han sido cuatro años grises, de apatía, y que han pasado con más pena que gloria. Afortunadamente están a punto de llegar a su final”, ha concluido.

liquidación 2018 2014 comparativa def ultimo

Deja un comentario