Carrasco insta a Marco a salir de detrás del plasma y “retomar la actividad municipal para aprobar el presupuesto y que Castellón no pierda más oportunidades”

La ausencia continuada de la alcaldesa Amparo Marco, “en plena pandemia cuando más accesible debería estar para los castellonenses”, ha llevado a la portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, a solicitar la presencialidad, tanto en los Plenos, como en las Comisiones Informativas y Plenarias “con el objetivo de que el equipo de gobierno, aparque sus líos internos y se ponga las pilas en cuestiones tan imprescindibles como la aprobación del presupuesto municipal y que no obligue a hacer malabarismos financieros para que el gobierno municipal cumpla con sus propias promesas, como se ha visto con la remodelación del Camí la Ratlla”.

“La pregunta que todos nos hacemos es dónde está la alcaldesa, se ha acomodado en su realidad virtual, es la alcaldesa del plasma. Con la mejoría de la evolución de la pandemia y cumpliendo los protocolos sanitarios como cada día hacen miles de castellonenses al acudir a sus puestos de trabajo, no hay motivo para seguir poniéndose de perfil, como lleva haciendo durante toda la pandemia. La situación es lo suficientemente grave para los castellonenses que no merecen una alcaldesa que está ausente ante los problemas de los vecinos”.  

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, insta a Marco a salir de detrás del plasma y retomar la actividad municipal, “volviendo a hacer presenciales los Plenos y las Comisiones de Estudio y Plenarias, a ver si así reacciona el equipo de gobierno y se pone las pilas en cuestiones tan imprescindibles como la aprobación del presupuesto municipal, para que Castellón no siga perdiendo más oportunidades”.

 

Una petición, la de retomar la presencialidad, que los Populares han registrado formalmente y que hasta la fecha no ha tenido respuesta. Para Carrasco, “las consecuencias de no tener presupuesto a estas alturas del año, cuando prometieron que estaría aprobado el uno de enero y teniendo como precedente la aprobación del presupuesto del año pasado siete meses tarde, lo que provocó que se quedaran 35 millones sin ejecutar, nos lleva a pensar que este año el gobierno municipal va a repetir los mismos errores, por sus líos internos entre los socios de gobierno (PSOE, Compromís y Podemos) que suponen un freno a la gestión municipal y están costando muy caro a todos los castellonenses”.

Y como muestra, la modificación de crédito aprobada ayer por el gobierno de izquierdas en una convocatoria extraordinaria y urgente para cumplir con los plazos que marca Europa para poder cofinanciar la remodelación del Camí la Ratlla, “por sus luchas internas no habrá presupuesto como pronto hasta mayo y por no tener presupuesto el equipo de gobierno de izquierdas se ve obligado a tener que hacer malabarismos financieros para que el gobierno municipal cumpla con sus propias promesas, como se ha visto con la remodelación del Camí la Ratlla”.

Al no tener presupuesto de 2021, el equipo de gobierno tiró del presupuesto prorrogado para disponer de 690.000 euros con los que financiar la actuación en el Camí la Ratlla. Lo que supone renunciar a otros proyectos que ya estaban presupuestados como la remodelación del Mercado Central (75.000 euros) o la regeneración de playas (100.000 euros) y así hasta 13 partidas que se dan de baja, “obras que no verán la luz por su falta de gestión, falta de planificación y división interna”, señala Carrasco.

En este sentido, la portavoz de los Populares en la ciudad de Castellón echa más en falta que nunca el liderazgo que se le presupone a una alcaldesa que, “en el caso de Castellón, lleva escondida y poniéndose de perfil durante toda la pandemia”, señala.

“La pregunta que todos nos hacemos es dónde está la alcaldesa, se ha acomodado en su  realidad virtual, es la alcaldesa del plasma. Con la mejoría de la evolución de la pandemia y cumpliendo los protocolos sanitarios como cada día hacen miles de castellonenses al acudir a sus puestos de trabajo, no hay motivo para que marco siga tras el plasma, porque la situación es lo suficientemente grave para los castellonenses que no merecen una alcaldesa que está ausente ante los problemas de los vecinos. Cobrando 78.000 euros anuales en el caso de la alcaldesa y 63.000 euros cada concejal de gobierno debería servirles para abandonar la pantalla de ordenador”, señala.

Para la portavoz Popular es hora de retomar la normalidad en el Ayuntamiento y esto pasa por volver a la presencialidad, cumpliendo en todo momento con las normas sanitarias “por responsabilidad y por sentido común, lo más normal es retomar la actividad en el Ayuntamiento con todas las garantías”, concluye Carrasco.

Deja un comentario