Carrasco: “Marco activa el sistema recaudatorio de cámaras del centro justo cuando el comercio trata de remontar pérdidas”

• La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, defiende que en plena crisis económica lo que corresponde es “apoyar al comercio local y apostar por revitalizar el centro de la ciudad, que tanta falta hace”. “No poner más trabas a la llegada de potenciales clientes. Atraer y no ahuyentar como van a conseguir con el sistema de cámaras de videovigilancia de acceso al centro, con sanciones de 80 euros”, insiste.

“Pese a haber tenido que desconectar las cámaras por la presión vecinal y de los comerciantes, pese a haber retrasado su reactivación hasta en tres ocasiones, la alcaldesa Amparo Marco ha acabado sacando el rodillo, una vez más, para imponer su voluntad, no la de una mayoría de castellonenses que cree que los bolardos ya regulaban el acceso de vehículos al centro y no multaban. El tiempo que estuvieron estas cámaras operativas, dos meses, comportaron  16.400 multas y 3,2 millones de euros en sanciones”, añade.

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, lamenta la nula empatía y falta de sensibilidad de la alcaldesa Amparo Marco y sus socios de gobierno al poner en marcha un sistema recaudatorio como el de las  cámaras de control de acceso de vehículos al centro. “Lo hacen justo cuando comercio trata de remontar las pérdidas económicas que arrastra desde hace 21 meses con el inicio de la pandemia”, señala.

En este sentido defiende que “en plena crisis económica, lo que corresponde es apoyar al comercio local y apostar por revitalizar el centro de la ciudad que tanta falta hace”. “No ayuda a esta situación de crisis poner más trabas a la llegada de potenciales clientes capaces de impulsar el consumo y dar un balón de oxígeno a nuestra economía. Atraer y no ahuyentar como van a conseguir con el sistema de cámaras de videovigilancia de acceso al centro, con sanciones de 80 euros que empieza a multar a partir del lunes 10 de enero”, insiste.

La portavoz Popular lamenta que finalmente el gobierno de PSOE, Compromís y Podemos no haya reconsiderado la mejor opción que era renunciar al sistema, meramente recaudatorio, que va a seguir esquilmando el bolsillo de los castellonenses. “Pese a haber tenido que desconectar las cámaras, en abril, por la presión vecinal y de los comerciantes, pese a haber retrasado su reactivación hasta en tres ocasiones, la alcaldesa Amparo Marco ha acabado sacando el rodillo, una vez más, para imponer su voluntad, no la de una mayoría de castellonenses que cree que los bolardos ya regulaban el acceso de vehículos al centro y no multaban. El tiempo que estuvieron estas cámaras operativas, dos meses, comportaron  16.400 multas y 3,2 millones de euros en sanciones”, añade.

Los Populares denuncian que la reactivación llega en plena cuesta de enero, cuando todo es más caro, la luz, el gas, el combustible y hasta productos básicos como el pan, que se han encarecido por el elevado coste de las materias primas. “Una decisión que llega en el peor momento y con afán recaudador”, apunta Carrasco.

“Lo que menos necesitan los comercios, la hostelería, la restauración, las pymes, los autónomos y los vecinos en general es que les vuelvan a freír a multas con un sistema que ha demostrado que perjudica más que beneficia a la ciudad. Lo que sí ayudaría es bajar impuestos, como venimos reclamando desde el Partido Popular desde la anterior legislatura y centrar todos los esfuerzos en políticas que fomenten la creación de empleo y eviten el cierre definitivo de más negocios que han sido el sustento de muchas familias hasta que se los llevó por delante la crisis económica que ha traído esta pandemia”.

“Amparo Marco debe apagar las cámaras definitivamente para no revivir la problemática de principios del año pasado, gobernar pensando en las necesidades de la ciudadanía y no de espaldas a ella”, concluye Begoña Carrasco.