Carrasco: “No entendemos la urgencia de reformar el Código de Buen Gobierno”

"De 247 puntos del Acord de Fadrell, a Amparo Marco solo le preocupan dos, el de la subida de los sueldos y este”

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco,  reitera dos condiciones ineludibles para abrirse a debatir la cuestión: “Sin urgencias y por unanimidad”, después de que el PP haya sido convocado este lunes a una reunión para iniciar la reforma de la norma que impulsó la propia Marco y la cesada Ali Brancal.

 

“Con cada paso que da Amparo Marco, queda más claro que cuando defendía endurecer el Código de Buen Gobierno durante la comisión de reforma de este documento, iniciada en el año 2014, lo hacía solo con el ánimo de perjudicar al Partido Popular, que en aquel momento era quien ocupaba la responsabilidad de gobierno en la ciudad”, indica, y le recuerda que la actual norma lleva su firma.

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, asegura que desde el Partido Popular “no entendemos la urgencia de reformar el Código de Buen Gobierno. De 247 puntos del Acord de Fadrell, a Amparo Marco solo le preocupan dos, el de la subida de sueldos y este”. Así lo ha asegurado, después de que la máxima responsable del equipo de gobierno haya convocado personalmente, y vía whatsapp, a los portavoces de los grupos municipales a una reunión a celebrar el 25 de noviembre con este propósito.

“Ya lo dijimos en su día, y lo volvemos a reiterar. Castellón tiene ahora mismo muchísimas prioridades, y entre ellas, desde luego, no está la necesidad de revisar el Código de Buen Gobierno del Ayuntamiento, de aplicación interna para los miembros de la corporación municipal, pero sin consecuencia directa sobre la ciudadanía. ¿A qué vienen estas prisas? ¿Qué esconde Amparo Marco para tomarse tantas molestias y enfrentarse a sus propios compañeros de equipo de gobierno? Exigimos conocer la verdad”, ha subrayado.

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón subraya que “hasta sus compañeros en el tripartito, Compromís y Castelló en Moviment, han dejado claro que esta cuestión es una más del Acord de Fadrell, pero que en ningún caso debe priorizarse sobre el resto, además de insistir en que cualquier modificación del Código de Buen Gobierno debe hacerse por unanimidad de todos los grupos políticos, como ocurrió en el 2015”.

“El Partido Popular reclama que se cumplan dos criterios ineludibles para abrir el debate de la reforma del Código de Buen Gobierno del Ayuntamiento de Castellón: sin urgencias y por unanimidad de todos los grupos. Así lo aprobó en 2015 el PP, cuando gobernaba, a pesar de que ya podía haber aprobado el Código de Buen Gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias que ahora pretende instaurar en el consistorio, en detrimento del vigente, mucho más laxo”, ha indicado.

“Con cada paso que da Amparo Marco, queda más claro que cuando defendía endurecer el Código de Buen Gobierno durante la comisión de reforma de este documento, iniciada en el año 2014, lo hacía solo con el ánimo de perjudicar al Partido Popular, que en aquel momento era quien ocupaba la responsabilidad de gobierno en la ciudad. Ahora que es ella y sus concejales quienes quedan bajo esta norma, se apresura en modificarla. Tan válida era entonces, y por eso la aprobamos por unanimidad, como lo es ahora”, ha insistido.

“Compromís ya ha visto cómo su obsesión por endurecer el Código de Buen Gobierno se llevó por delante a su vicealcaldesa Ali Brancal. Ahora no sabemos los motivos por los que tiene tan prisa en reformar el documento Amparo Marco, pero hay un refrán que dice ‘Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar’. Tal vez es que está preocupada por las consecuencias que tiene la aplicación de un documento que lleva su propia firma y trata de evitarlas para sí misma o algún miembro del PSOE en el gobierno a toda prisa”, concluye Begoña Carrasco.

Deja un comentario