Carrasco pide que las banderas del Palacio Municipal ondeen a media asta en señal de luto por los miles de fallecidos por el covid-19

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, afirma que las dramáticas cifras de infectados y fallecidos, tanto en la provincia como en España, justifican una decisión simbólica hacia los que peor lo están pasando en estos momentos.

La líder de los Populares subraya que son muchos los municipios de la provincia que ya han adoptado esta medida, como Onda y Benicàssim, entre otros muchos. Una decisión política hacia los que han perdido la vida en esta situación crítica, y que debería sumarse a las peticiones ya realizadas desde el punto de vista sanitario y económico y fiscal.

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el consistorio de Castellón, Begoña Carrasco, propone que las banderas de la fachada del Palacio Municipal en la Plaza Mayor ondeen a media asta. “Queremos que sea una señal de duelo y de respeto hacia las miles de personas que ya han fallecido como consecuencia del coronavirus y sumarnos así, simbólicamente, el conjunto del pueblo de Castellón, al dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos”, afirma.

“En la provincia de Castellón hay ahora mismo 449 personas infectadas, de las que 189 están siendo atendidas en alguno de los centros hospitalarios. Y lamentablemente ya son 21 las personas que han fallecido. Son unas cifras dramáticas que, englobadas en las del conjunto de España, arrojan un balance escalofriante”, indica la portavoz Popular.

“En estos momentos se hace prioritario luchar desde el punto de vista sanitario, para evitar que siga creciendo la cifra de contagios, y también en los hospitales, para que la cantidad de personas ingresadas pueda salir adelante y recibir el alta, gracias al infatigable trabajo de nuestros sanitarios. También hacen falta medidas económicas y fiscales que ayuden a las familias, a las pymes y a los autónomos a salir adelante, y más cuando ya hay casi 15.000 personas afectadas por expedientes de regulación de empleo temporal en toda la provincia, y sin olvidar que solo en Castellón ciudad ya había más de 14.000 parados. Pero no podemos olvidarnos de las personas que no han podido superar el contagio del virus, ni de sus familias. También ellos necesitan un gesto de aliento, que podría quedar simbolizado en la izada de las banderas del principal edificio del Ayuntamiento de Castellón, en señal de duelo”, indica Carrasco.

En este sentido, destaca que ya hay muchos municipios de la provincia que están adoptando esta postura, caso de Benicàssim, Onda, Torás, Segorbe, Canet lo Roig, la Torre d’en Besora o Vall d’Alba, por citar algunos. “Es un gesto sencillo pero sentido. No cuesta nada. Se trata simplemente de voluntad política y de sensibilidad hacia aquellas familias que han perdido a sus seres queridos”, concluye Begoña Carrasco.

Deja un comentario