Carrasco (PPCS) lamenta el recorte en personal y servicios del Hospital Provincial de Castellón

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, la diputada del PP provincial Nieves Martínez y el portavoz de Sanidad del PP en las Cortes Valencianas, José Juan Zaplana, se han reunido con la Junta de Personal del Hospital Provincial. “El hospital que fue nuestro buque insignia en la capital sigue acusando la falta de médicos, el personal se ha reducido en 10 personas, aumentan las listas de espera, especialmente preocupantes en oncología, y faltan infraestructuras y medios técnicos para asegurar una sanidad de calidad”, explica Carrasco.

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, la diputada del PP provincial Nieves Martínez y el portavoz de Sanidad del PP en las Cortes Valencianas, José Juan Zaplana, se han reunido con la Junta de Personal del Hospital Provincial, integrada por los sindicatos UGT, CCOO, SATSE y CSIF para conocer en primera persona la situación que atraviesa el centro hospitalario después de año y medio de pandemia. “Una auditoría confirma el recorte en personal y servicios de un 27% en el Hospital Provincial, en pandemia, lo que demuestra que PSOE y Compromís siguen desmantelándolo ante la pasividad y el silencio de una alcaldesa, Amparo Marco, que es más socialista que alcaldesa”, explica Carrasco.

Este dato se añade además a la facturación de 17 millones de forma irregular en el Hospital Provincial de Castellón que la Intervención General de la Generalitat Valenciana acaba de dar a conocer, donde el 44% de los gastos en materia de contratación se han realizado al margen de la legalidad.

A nivel local, cabe recordar que en 2016, la alcaldesa, como consejera del Consorcio Hospitalario del Hospital Provincial, votó a favor del despido de 17 trabajadores que, posteriormente, la justicia anuló. ”El no querer enfrentarse a su partido, el PSOE, ha llevado al hospital que fue el buque insignia de la capital en especialidades como oncología, oftalmología o salud mental al desmantelamiento progresivo. A día de hoy sigue acusando la falta de médicos, el personal se ha reducido en 10 personas (de 1001 a 991); sigue habiendo largas listas de espera, muy preocupantes en los pacientes de oncología recién diagnosticados; además de la falta de infraestructuras y medios técnicos para asegurar una sanidad de calidad”, añade la portavoz Popular.

“No se entiende que habiendo tal cantidad de demora en las operaciones quirúrgicas, se habla de 200 días de espera en el Hospital Provincial y el retraso en los diagnósticos precoces que ha provocado el Covid, y que tan importante son para salvar vidas, el centro hospitalario que debería estar funcionando a pleno rendimiento, no lo esté”, apunta Carrasco. Y cita como ejemplo que el edificio oncológico sigue sin prestar servicio después de más de 6 años; la piscina de rehabilitación y la cámara hiperbárica siguen cerradas y, todo, “por una gestión de PSOE y Compromís al frente de la Generalitat que no puede ser peor y una alcaldesa que sigue sin defender los intereses de los castellonenses”, lamenta.

Además, cabe recordar que la Mesa Negociadora que se aprobó crear para posibilitar eldiálogo social en la negociación del Convenio de Constitución y de los Estatutos del Consorcio Hospitalario Provincial, no se ha creado. Un acuerdo al que se llegó por la polémica creada a cuenta de la intención de eliminar la figura del consorcio y la subrogación del personal, de espaldas a la Junta de Personal del centro.

“Si la Atención Primaria está colapsada en la ciudad de Castellón, como pudimos comprobar en el centro de salud Palleter, donde más de la mitad de los médicos está de baja y su situación es la peor de toda la Comunidad Valenciana y la misma situación atraviesa el centro de salud 9 d’Octubre con el 70% de la plantilla médica de baja, y con todavía cinco consultorios cerrados en la ciudad, vemos como la situación en el Hospital Provincial no está mejor. Mucho tiene que ver que no se hayan recuperado los más de 600 médicos que fueron despedidos en toda la provincia vía Whatsapp. No se cubren las vacantes y hasta hay personas esperando hasta dos años para hacerse una colonoscopia, mientras pacientes con cáncer se han visto perjudicados porque la exploración mamaria o la detección precoz, fundamental en estas enfermedades, no se está cumpliendo”, concluye Carrasco.