Carrasco propone ayudas para el sector taurino para paliar sus pérdidas y asegurar su supervivencia por la suspensión de actos por el Covid-19

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón solicita a Gobierno y Consell ayudas directas para el sector del toro y medidas específicas como la supresión de la cuota de autónomos o su devolución, con el fin de “evitar el envío masivo de las reses al matadero” y “garantizar tanto el futuro del sector como la celebración de las fiestas populares en ciudades y pueblos de la provincia”, caso de las fiestas de Sant Pere del Grao o las de los barrios del Grupo Rosario, San Agustín y San Marcos y Benadressa, donde los astados son uno de los principales atractivos.

Recuerda que, “además del daño económico, existe un evidente perjuicio social vinculado al carácter festivo de los ‘bous al carrer’ que, en mayoría de los municipios valencianos, conforman el corazón de las celebraciones patronales, fundacionales y de todo tipo, que se realizan mayoritariamente entre marzo y septiembre”, justamente los meses de mayor incidencia de la pandemia.

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, ha alertado de las “terribles consecuencias sociales y económicas” que puede tener para el sector taurino castellonense la exclusión de los ganaderos de las ayudas y subvenciones para hacer frente a la crisis generada por el coronavirus. Carrasco ha recordado que, “aunque las medidas de prevención frente al contagio por el Covid-19 han obligado a suspender todo tipo de celebraciones festivas, lo que incluye ferias taurinas y festejos de ‘bous al carrer’, los gastos de alimentación, mantenimiento y cuidado de las reses permanecen íntegros para los ganaderos, pese a que los ingresos derivados de esos actos no van a tener lugar”.

“A consecuencia de esta situación, que se va a reproducir en el conjunto de la provincia y de la Comunitat Valenciana, el sector puede verse obligado a sacrificar a más de 6.000 de las 9.500 reses de que dispone nuestra comunidad autónoma, con unas pérdidas directas para las ganaderías autóctonas de 84 millones de euros y de 300 millones para el conjunto del sector”, ha estimado Carrasco.

El ejemplo está en la propia ciudad de Castellón. Estos días, el Grao estaría ya preparando sus fiestas en honor a Sant Pere, donde los astados son uno de los principales atractivos dentro de la programación y uno de los grandes reclamos, atrayendo aficionados de toda la provincia. Asimismo, los ‘bous al carrer’ también son el ‘plato estrella’ en las fiestas del Grupo Rosario o en los barrios de Benadressa y San Agustín y San Marcos.

Por ello, ha anunciado que el Grupo Municipal Popular presentará en el próximo pleno una declaración institucional para pedir a Gobierno y Consell medidas específicas de apoyo al sector. “Por un lado, instamos a la Generalitat Valenciana que se apruebe un Plan de Recuperación y Promoción del Sector Taurino Valenciano que permita la supervivencia de la totalidad de ganaderías de reses bravas valencianas”, ha indicado Carrasco, que ha explicado que “también solicitamos que la orden de ayudas de 27 de abril de 2020, de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, por la que se convocan ayudas para el fomento de razas autóctonas, cuente con un apartado específico para subvencionar al sector de las reses bravas, además de que se habilite de manera inmediata una línea de ayudas para la alimentación del ganado y su atención sanitaria”.

Carrasco ha subrayado que “las pérdidas económicas por la falta de salida de los ganados no solamente ponen en riesgo el futuro del sector, sino incluso afectan a la celebración de las fiestas populares de las ciudades y pueblos de nuestra provincia como es el caso de los ‘bous al carrer’ del Grao de Castellón y los importantes barrios del Grupo Rosario, Benadressa y San Agustín y San Marcos, ya que la desaparición de los actuales ganados supondrá que muchos municipios en el futuro no puedan contratar estos servicios y, en el caso de hacerlo, los precios sean muy elevados por la escasez de oferta”.

“Mientras países como Francia ya están articulando ayudas mensuales directas para la alimentación de las ganaderías de toro bravo que eviten el envío masivo al matadero de estos animales, en la Comunidad Valenciana la Conselleria de Agricultura pretende excluir a este sector tan importante de cualquier tipo de apoyo, lo que representa un agravio comparativo”, ha lamentado Carrasco. A respecto, ha apuntado que “además de obtener ventajas económicas y sociales, las razas de ganado autóctono deben ser objeto de especial protección, no solo como parte del patrimonio genético animal de nuestro país, sino porque al ser criados en régimen extensivo, suponen un gran beneficio para la sostenibilidad del medio rural, la España vaciada y nuestro medio ambiente”.

Por ello, en la declaración institucional, el Grupo Municipal Popular también instará al Gobierno de España a que el sector del toro, como hasta ahora “sea incluido en todas las medidas genéricas que el Ministerio de Cultura adopte, de apoyo a su sector, además de suprimir el pago de la cuota de autónomos, o su devolución, desde que se decretó el estado de alarma hasta que finalicen las limitaciones a las celebraciones taurinas”.

“Además del daño económico, existe un evidente perjuicio social vinculado al carácter festivo de los actos vinculados a este sector y que además en la mayoría de los municipios valencianos, conforman el corazón de las celebraciones patronales, fundacionales y de todo tipo que se realizan mayoritariamente entre marzo y septiembre, justamente los meses que, en principio, van a ser los de máxima incidencia de la pandemia”, ha valorado Carrasco.

Deja un comentario