Carrasco se pone al lado de los hosteleros y pide a Amparo Marco que “tenga sensibilidad” y escuche las demandas de las terrazas de Santa Clara

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, lamenta que el equipo de gobierno del tripartito vuelva a dar un nuevo mazazo a los bares y cafeterías del céntrico espacio con las nuevas restricciones en plena crisis, lo que “supone la gota que colma el vaso para un sector que, debido a la pandemia, ya ha visto reducida notablemente su actividad en los últimos meses”.

“El centro de Castellón se muere. Hace muchos meses que lo venimos denunciando y así nos lo trasladan pymes y autónomos. A la mala situación por la que ya atraviesan se suma ahora la crisis derivada de la pandemia. Perder la actividad hostelera en la plaza Santa Clara tendría consecuencias irreversibles en un tejido comercial y de servicios que está muy tocado”, ha remarcado Carrasco. “Hay que buscar soluciones, no generar nuevos problemas”, ha insistido.

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, pide a la alcaldesa Amparo Marco que “tenga sensiblidad” y escuche las demandas de las terrazas de la plaza Santa Clara, ante el nuevo mazazo que han recibido por las restricciones en el número de mesas y sillas que el equipo de gobierno les permite, en algunos casos dejando los negocios a un cuarto del mobiliario actual.

Begoña Carrasco se ha reunido hoy con los representantes de los negocios de la plaza Santa Clara afectados, acompañada de la concejala y representante del PP en el distrito centro Susana Fabregat, para conocer de primera mano “la delicada situación” a la que se enfrentan cada uno de ellos, después del nuevo decretazo que desde el Ayuntamiento les ha sido comunicado.

“Estas nuevas restricciones que, por ejemplo, supondrán que las terrazas que tenían permiso para instalar 15 mesas y 60 sillas solo puedan poner 4 mesas y 14 sillas, lo que supone la gota que colma el vaso para un sector que, debido a la pandemia, ya ha visto reducida notablemente su actividad en los últimos meses”, ha lamentado la portavoz municipal del PP.

Carrasco ha señalado que “esta medida supone una nueva puntilla para un sector que ya se encuentra desde hace meses en una situación de especial vulnerabilidad, por lo que pedimos a Amparo Marco que recapacite para evitar que estos establecimientos, que ya viven unos momentos complicados, sigan acumulando pérdidas, porque estas nuevas restricciones únicamente les abocan al cierre”.

“El centro de Castellón se muere. Hace muchos meses que lo venimos denunciando y así nos lo trasladan pymes y autónomos. A la mala situación por la que ya atraviesan se suma ahora la crisis derivada de la pandemia. El centro de Castellón acumula locales vacíos y carteles de ‘Se vende’ o ‘Cerrado por liquidación’. Los emprendedores necesitan ayuda, no más problemas, porque el cierre de unos negocios contagian al resto. Perder la actividad hostelera en la plaza Santa Clara tendría consecuencias irreversibles en un tejido comercial y de servicios que está muy tocado”, ha remarcado Carrasco. “Hay que buscar soluciones, no generar nuevos problemas”, ha insistido.

La portavoz del Grupo Municipal Popular ha recordado que “en una ciudad donde el número de desempleados roza las 16.000 personas, las administraciones deben velar por garantizar el desarrollo económico”. “Sin embargo el equipo de gobierno de Amparo Marco, en lugar de escuchar a los empresarios afectados, prefiere mirar hacia otro lado mientras cada día nuevos negocios cierran sus persianas y cuelgan el cartel de ‘se vende’ en nuestra ciudad”, ha añadido.

“Pedimos a la alcaldesa que tenga especial sensibilidad con los hosteleros, que contribuyen cada día a que nuestro centro histórico sea vivo y dinámico, que les escuche y que busque soluciones y alternativas que les permitan continuar con su actividad con garantías”, ha afirmado.

Deja un comentario