Carrasco ve desatención, desidia y olvido en el derrumbe de la cubierta del Pablo Herrera

Carrasco: “El desplome parcial de la cubierta del Pablo Herrera evidencia la desatención, la desidia y olvido que el gobierno de Marco ha demostrado ante la necesidad urgente de reforma que precisaba este pabellón”

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Begoña Carrasco, se suma una vez más a la reivindicación de los clubes de vóley que hacen uso de la instalación e insta a atender, ‘de una vez por todas’, las obras pendientes que garanticen la seguridad de los usuarios. “Dijeron que acometerían las obras antes de finalizar la legislatura y no lo han cumplido”, recuerda

 

“Esperamos que la caída del techo, que afortunadamente no ha causado heridos, haga reaccionar al equipo de gobierno y asuma las obras que debería haber llevado a cabo en el anterior mandato. Urge poner fecha de las obras en el calendario para dejar de perjudicar al deporte base”, señala

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Begoña Carrasco, lamenta el sobresalto que ha originado el reciente desplome de una parte de la cubierta del pabellón Pablo Herrera sobre el gimnasio, sin que, afortunadamente, haya causado daños personales a quienes se encontraban en su interior. Carrasco recuerda que la reforma de esta instalación deportiva está pendiente desde la legislatura anterior, que “desde el Grupo municipal Popular venimos reivindicando desde hace más de un año. Lo que evidencia la desatención, la desidia y el olvido que el gobierno de Amparo Marco ha demostrado ante una necesidad urgente como es la reforma de esta instalación deportiva, que constantemente vienen reclamando los clubes de vóley que allí entrenan”, explica.

Finalmente, “lo que muchos auguraban que pasaría si no se abordaba el problema cuanto antes, ha acabando pasando”, señala la portavoz popular. Y recuerda que “pese a que prometieron acometer la reforma antes de finalizar la legislatura, tampoco lo han cumplido. El gobierno bipartito de PSOE y Compromís ha ido posponiendo la actuación, sin que a día de hoy se haya cometido reforma alguna”.

Carrasco, que ha reiterado su apoyo a los clubes de vóley, sumándose una vez más a su reivindicación, insta a Amparo Marco a atender, de una vez por todas, las obras pendientes sin más excusas. “Primero el Ayuntamiento se desentendió diciendo que las competencias eran de la Diputación por ser el propietario de la instalación. Sin embargo, es el Ayuntamiento quien se encarga de su gestión y como tal debe velar con el buen estado de las mismas. La Diputación mostró desde el primer momento su predisposición a solucionar el problema y autorizó al consistorio a realizar cuantas obras fueran necesarias para garantizar la seguridad, pero éste nunca llegó a invertir lo prometido en el pabellón Pablo Herrera. Además, su nefasta gestión municipal hizo que se perdieran 300.000 euros del Plan 135 que concede la Diputación, que hubieran podido destinarse a la reforma urgente que demandan los clubs, y tampoco se pudo porque PSOE y Compromís no presentaron la solicitud a la convocatoria de ayudas. Todo ello ha hecho que el problema de seguridad persista”, recuerda Carrasco.

Para la portavoz de los populares en la ciudad de Castellón, lo que ha ocurrido “debería hacer reaccionar, de una vez por todas, al equipo de gobierno y poner fecha en el calendario a las obras que debería haber llevado a cabo en el anterior mandato”, subraya.

Carrasco, visitó junto al edil Vicente Guillamón el pasado noviembre -de la mano de los clubs Volei Grau Castelló; Volei Mediterráneo Castellón y Volei L’Illa Grau-, el pabellón Pablo Herrera y pudo constatar las graves deficiencias de dicha instalación. Por una parte, el mal estado de la cubierta por las filtraciones de agua, que provocan con cada episodio de lluvia goteras que inundan la pista dejándola impracticable. Y por otro lado los desperfectos que presenta el pavimento, que está provocando incluso lesiones en los jugadores.

De hecho, en su recorrido por el pabellón, los ediles populares ya observaron en una sala contigua al gimnasio un agujero enorme en el techo. También en el mismo gimnasio apreciaron la existencia de paredes desconchadas, sin pintar, con manchas y con otro agujero en el techo, justo donde se ha producido el desplome.

“Una penosa situación que sufren, tanto los jugadores locales, como los visitantes, en una instalación en la que llegan a jugarse cada fin de semana hasta 17 partidos. Por eso, no hay más tiempo que perder, la solución debe llegar cuanto antes al Pablo Herrera para dejar de perjudicar al deporte base”, concluye Carrasco.

Deja un comentario