Caso humano de Fiebre del Nilo Occidental en Puçol

Caso humano de Fiebre del Nilo Occidental en Puçol

Las autoridades locales y de los municipios circundantes han sido informadas en todo momento acerca de las medidas que deben adoptar.

 

La Conselleria de Sanidad ha informado al Ministerio correspondiente sobre la confirmación, el día de hoy, por parte del Centro Nacional de Microbiología, de un caso de Fiebre del Nilo Occidental en una mujer de 72 años que reside en Puçol, Valencia.

La paciente fue admitida en un hospital debido a ciertos síntomas, experimentó una mejoría en su condición y fue dada de alta el 9 de agosto. Estos detalles fueron proporcionados por fuentes de la Conselleria de Sanidad.

No fue sino hasta después, cuando se establecieron medidas de vigilancia a raíz de un informe de Agricultura sobre un caso de esta enfermedad en un caballo, que se generó la sospecha de que los síntomas que la paciente presentaba podrían estar relacionados con el virus del Nilo Occidental. Esta sospecha ha sido confirmada en este momento.

Este constituye el primer caso humano detectado en la Comunidad Valenciana. Surge como resultado de las acciones de vigilancia epidemiológica y entomológica, enmarcadas en el Programa de Vectores de importancia en Salud Pública de la Comunidad Valenciana y, más específicamente, siguiendo el Protocolo de Vigilancia y Control de la Fiebre del Nilo Occidental establecido en la región.

Cabe destacar que se trata de una enfermedad infecciosa transmitida por la picadura de mosquitos y que no se propaga entre humanos.

DETECTADA EN UN CABALLO

En este contexto, las labores de vigilancia y control entomológico dirigidas a los mosquitos se pusieron en marcha el 24 de julio, después de que la Conselleria de Agricultura informara sobre un caso detectado en un caballo de la región. Posteriormente, se estableció una correlación entre los síntomas que presentaba la paciente y esta enfermedad, un hecho que se ha ratificado el día de hoy gracias a los análisis llevados a cabo por el Centro Nacional de Microbiología.

La Dirección General de Salud Pública ha llevado a cabo la identificación de posibles criaderos de larvas, ha implementado medidas de control larvicida y ha determinado potenciales fuentes y lugares de refugio de los mosquitos adultos a través de la colocación de trampas en Puçol.

Relacionados  Reforma y ampliación del centro de salud de Benicarló

En el contexto de esta vigilancia entomológica realizada en áreas cercanas al caso, se ha constatado que el mosquito transmisor (C. pipiens) no ha sido detectado o que todos los resultados obtenidos en el análisis mediante RT-qPCR, orientado a identificar la circulación del virus en poblaciones de mosquitos del género Culex, han arrojado resultados negativos.

REFUERZO DE LA VIGILANCIA

De acuerdo a lo explicado por la Conselleria de Sanidad, en línea con el Programa de Vigilancia de la Generalitat, se ha intensificado la implementación de medidas de vigilancia y control de vectores en la localidad de Puçol. Para esta labor se ha contado con el apoyo del servicio de control entomológico de la Dirección General de Salud Pública. Las autoridades locales y de los municipios circundantes han sido informadas en todo momento acerca de las medidas que deben adoptar.

La infección causada por el Virus del Nilo Occidental es en un 80% de los casos asintomática o presenta síntomas leves, mientras que solo el 1% desarrolla una enfermedad neuroinvasiva.

En España, previamente se había confirmado un caso en seres humanos en la región de Andalucía.

Desde la Conselleria se subraya la importancia de que la población mantenga medidas preventivas para evitar las picaduras de mosquitos, especialmente durante las horas de mayor actividad de los mosquitos transmisores de esta enfermedad, que suelen ser cercanas al amanecer y después del atardecer. Esto es especialmente relevante para personas vulnerables con sistemas inmunológicos comprometidos, con el objetivo de reducir significativamente las posibilidades de transmisión.

En cuanto a las medidas individuales, se recomienda el uso de repelentes tópicos registrados y ropa de colores claros que cubra la mayor parte de la piel. En términos domésticos, se aconseja la instalación de mosquiteras, la eliminación de aguas estancadas y la utilización de repelentes ambientales.