Castelló aborda el proyecto de Zona de Bajas Emisiones

El concejal de Movilidad Sostenible participa en este foro de discusión consultivo para compartir la iniciativa que dejará avanzar en la ley de cambio climático.

 

El Municipio de Castelló, mediante la concejalía de Innovación Comercial que dirige Mary Carmen Ribera, ha dado a conocer, dentro del Consejo Sectorial de Comercio, los detalles de las futuras acciones comerciales a desarrollar del último trimestre del año para estimular el sector. Además de esto, esta sesión ha contado con la participación del concejal de Movilidad Sostenible, Jorge Ribes, quien ha explicado frente a los miembros de este organismo futuras acciones como, por ejemplo, la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE).

El Consejo es un organismo consultivo integrado por representantes de todos y cada uno de los conjuntos municipales del consistorio y representantes de las distintas asociaciones de comerciantes para encauzar la participación de los ciudadanos en los temas comerciales de la ciudad.

Ribes ha explicado que Castelló ha captado siete con ocho millones de fondos europeos para implantar este proyecto y,

Avanzar cara el cumplimiento de la ley estatal de cambio climático, que fuerza a los ayuntamientos de más de cincuenta mil habitantes a crear zonas de bajas emisiones ya antes de 2023.

Así, ha detallado que, merced a esta iniciativa,

Se harán acciones para acrecentar los espacios verdes, promoviendo la circulación de bicicletas y automóviles de movilidad personal con el propósito de dar prioridad al viandante y hacer del centro un espacio más cómodo, saludable, que facilite el tránsito de las personas y mejore la convivencia entre comercio y ciudadanía.

Ribes ha apuntado además de esto que el Municipio tiene previsto edificar un parking disuasivo al lado de la estación de Renfe para facilitar la llegada al centro de forma sostenible.

El proyecto, que persigue reducir las emisiones de CO2 vinculadas al tráfico, está hoy día en la fase de licitación de la redacción del proyecto y ejecución de las obras y recoge que tendrá que contar con un proceso participativo abierto para promover el desarrollo de estrategias urbanísticas participativas, producir procesos de deliberación colectiva, crear foros y acuerdo, como movilizar el tejido social de Castelló.

Está previsto, y así consta en los pliegos, que tendrá que ejecutarse un proceso de participación a fin de que el proyecto se elabore de forma colaborativa.

Ha indicado.

La implantación de la ZBE incluye un cambio modal en el ambiente urbano, con la adecuación de calles de la zona centro a plataforma única y acciones que reduzcan las emisiones y la polución acústica, con el aumento del espacio para el viandante, el promuevo de la circulación de bicicletas y vehículos de movilidad personal, la reducción del tráfico, el aumento del espacio verde, el reaprovechamiento del agua o la mejora de la calidad luminosa.