Castellón colabora con la Generalitat para reducir la brecha digital durante la crisis de la covid-19

La alcaldesa pide ampliar el plan que distribuirá routers entre las familias del parque de viviendas públicas del barrio de San Lorenzo
La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, pone en valor la iniciativa de la Generalitat para atajar la brecha digital entre las familias que residen en el parque autonómico de viviendas públicas del barrio de San Lorenzo con el reparto de routers. Un proyecto piloto que Marco ha solicitado ampliar al resto de la ciudad para dotar de internet a otras familias en riesgo de exclusión, especialmente las que tienen hijos en edad escolar y no pueden acceder a la formación online. Al mismo tiempo, la alcaldesa ha ofrecido la total colaboración de los Servicios Sociales de Castellón para la detección de las familias en situación de brecha digital, acentuada con el confinamiento de la población derivado de la declaración del estado de alarma por la covid-19.
El proyecto de distribución de routers entre familias vulnerables para paliar la brecha digital se ha abordado esta mañana en una reunión telemática mantenida por la alcaldesa de Castellón y los alcaldes de los otros seis municipios beneficiarios con el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, y la consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual.
“Facilitar el acceso a internet a las familias más vulnerables es una buena iniciativa de la Generalitat, la pongo en valor y ofrezco total colaboración del Ayuntamiento para ponerla en marcha. Además, pido ir más allá del parque de viviendas públicas y ampliar el proyecto al resto de la ciudad para conseguir reducir la brecha digital entre quienes más lo necesitan”, ha apuntado Marco. “En Castellón tenemos localizadas otras familias con hijos, al margen de las que residen en viviendas públicas, que tampoco pueden acceder a la red y es importante ayudarles en momentos como el que estamos viviendo”, ha indicado.
En base a la iniciativa de la Generalitat, en las próximas semanas se repartirán 700 routers entre familias vulnerables que residen en viviendas públicas de la Generalitat para paliar la brecha digital. Castellón es la única ciudad de la provincia donde se implantará el plan, junto a Alfafar, Sagunto, Alcoi, Elche, Elda y Monóvar. Con la ayuda de los ayuntamientos, se detectarán las familias beneficiarias y se distribuirán los equipos en función de las necesidades, sin que haya a priori una cuota prefijada para cada uno de los municipios.
Se trata de un proyecto piloto que dotará de routers a familias con niños y niñas en edad escolar que no disponen de conexión a internet para facilitar su actividad educativa mientras se mantenga esta situación excepcional, así como tareas de teletrabajo. Además, también permitirá a personas vulnerables tener acceso a la administración electrónica en un contexto de confinamiento.
Los routers, adquiridos por la Dirección General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Generalitat (DGTIC), irán acompañados de un bono de internet de 50 GB al mes gratuito durante los meses de abril, mayo y junio.
“El acceso a internet es cada día más imprescindible y en esta época de estado de alarma todavía mucho más, convirtiéndose en un servicio básico. Lo seguirá siendo cuando remita la crisis y en esta línea trabajaremos”, ha asegurado el vicepresidente segundo del Consell. En este sentido, la consellera de Innovación ha explicado que “el objetivo, y más en las circunstancias en las que nos encontramos, es el de apostar por la igualdad digital de oportunidades, en este caso, en el acceso a la información, a la formación y a los servicios online que estas familias no se pueden costear”.

Deja un comentario