Castellón analiza la situación de las viviendas vacías de grandes propietarios y prevé incrementar su IBI un 50 %

La Concejalía de Vivienda plantea este recargo y el uso del decreto de tanteo y retracto para movilizar alquileres sociales

La Concejalía de Vivienda del Ayuntamiento de Castellón realiza un análisis de la situación de las viviendas vacías en desuso en el marco del proceso de elaboración del plan estratégico de vivienda con el objetivo de incrementar un 50 % el IBI en las casas en desuso de grandes propietarios y lograr su movilización, de acuerdo con la Ley de Función Social de la Vivienda de la Generalitat.

La concejala de Vivienda, María Jesús Garrido, destaca que el plan estratégico, que tiene un plazo de elaboración de seis meses, abordará la situación del parque inmobiliario, las necesidades que existe en materia de vivienda y establecerá medidas para intervenir en el mercado del alquiler y en las operaciones de compraventa de las VPO. Subraya que la finalidad “es aumentar la cifra de alquileres sociales y garantizar el derecho constitucional de la vivienda”.

Afirma que, según datos oficiales, hay unos 11.000 pisos vacíos en Castellón y el precio del alquiler registra un incremento anual de un 12 %.

En el contexto de este diagnóstico, explica que la Concejalía estudia, entre otras medidas, impulsar un alza del IBI de un 50 % en aquellas viviendas vacías en desuso en manos de grandes propietarios. Para ello trabaja en la modificación de la ordenanza fiscal de 2021. También utilizará el reciente decreto aprobado de la Conselleria de Vivienda de tanteo y retracto, que da prioridad al Consell y ayuntamientos en las subastas de VPO cuando pierden su calificación o viviendas o se encuentran en procesos de ejecución hipotecaria. En este sentido, añade que el Ayuntamiento estudiará fórmulas para recuperar viviendas de protección oficial que se integraría en el parque público municipal.

Resalta que el tanteo y retracto frenará a los fondos buitre en las operaciones de compra masiva de antiguas VPO que en el caso de Castellón han ejecutado en el Raval Universitari. especialmente para evitar operaciones de compra masiva como las que se están dando en el Raval, que traen como consecuencia la expulsión de vecinos y la subida de precios de alquiler.

Afirma que un 30% de las VPO perderá su calificación en los próximos 5 años, por lo que “la Concejalía se preparará para ejercer junto a la Conselleria acciones de recuperación de estas viviendas”, agrega Garrido.

Deja un comentario