Castellón canaliza desde 2018 los primeros 36 millones de euros de sello europeo para empoderar su modelo urbano

La ciudad materializa en proyectos de impacto social y ambiental el 25% de la inversión cofinanciada por los fondos FEDER

La alcaldesa destaca que la cooperación con Europa es una palanca de cambio para el desarrollo local innovador y sostenible

Hace dos años y medio Castellón empezó a plasmar en hechos la estrecha colaboración con Europa gestada desde 2015 para atraer hasta la capital de La Plana inversiones comunitarias con calado social e innovador y capaces de revolucionar su modelo urbano. Inversiones hasta la fecha inexistentes en la capital la Plana y que hoy en día suman 36,3 millones de euros dispuestos a dejar huella, en un horizonte cercano, tanto en la ciudad como en el día a día de quienes la habitan.

La Estrategia de Desarrollo Sostenible e Integrado EDUSI Transforma Castellón echó a rodar en 2018, y con ella la ciudad abrió un hilo directo con Bruselas que no ha dejado de consolidarse. EDUSI, con sus 20,2 millones de euros cofinanciados por el Ayuntamiento y los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) supone la mayor inyección de inversión comunitaria en Castellón. La Estrategia, con una docena de operaciones previstas, abrió el camino hacia nuevos proyectos con sello europeo a punto también de plasmarse en realidades palpables: la remodelación del Camí la Ratlla (1,3 millones) y la inminente renovación del alumbrado público por tecnología LED (14,8 millones), ambos cofinanciados también por FEDER.

“Queremos un futuro donde el bienestar, las oportunidades, la sostenibilidad y la inclusión social sean las que marquen el guion de nuestra historia, y ese futuro estamos diseñándolo junto a Europa. La simbiosis entre la política local y la comunitaria funciona, está dando sus frutos y se hace más necesaria que nunca”, explica la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco. Articular todo el engranaje para canalizar este montante inversor hacia la ciudad no ha sido fácil, recuerda. “La gestión de fondos europeos es compleja a nivel de Administración y tiene muchas peculiaridades que requieren de liderazgo desde el plano político y de un equipo de profesionales especializados en esta labor, dos cuestiones que Castellón ha sabido cubrir”, afirma Marco.

Prueba de ello es que más del 25% del global de inversiones procedentes de la Unión Europea que ha logrado atraer Castellón se traducen ya en operaciones en marcha: un total de seis proyectos, por importe de 9,2 millones de euros. Todas ellas corresponden a EDUSI y han sido ejecutadas en sus primeros dos años y medio de andadura.

En este margen de tiempo la ciudad dispone ya de 17 plataformas de autobús más seguras y accesibles (290.000 euros); de 5 nuevos kilómetros de carril bici (814.000 euros) y de un nuevo puente sobre el río Seco para unir el Raval Universitario y la avenida Alcora (1,5 millones). También suma una flota municipal de vehículos de bajas emisiones (608.000 euros); un nuevo corredor verde de 3,8 kilómetros con vía ciclopeatonal en el remodelado Camí La Plana (4,5 millones) y ha puesto en marcha el innovador parque de La Panderola en el Grao (1.476.000 euros).

A 31 de diciembre de 2019 Castellón superaba el segundo hito FEDER del Ministerio de Hacienda, que fijaba que el 30% del presupuesto EDUSI debía estar ejecutado al cierre del citado ejercicio. La capital rebasaba este tope con el 32% y se situaba entre las ciudades españolas con mejor gestión de fondos europeos.

En los últimos dos meses el Ayuntamiento ha aprobado los expedientes de contratación para ampliar la red ciclista urbana en la avenida Castell Vell y Pascual Asensio (600.000 euros) y ha dado luz verde a una de las operaciones de mayor envergadura de la Estrategia: la rehabilitación integral del actual Casa de la Cultura de la calle Antonio Maura para transformarla en un Centro de Envejecimiento Activo y Saludable. El proyecto supondrá una inversión de 4,5 millones de euros y pretende “situar a las personas mayores en el eje de las políticas del bienestar, los servicios y el urbanismo”, recuerda Marco.

También avanzan con paso firme las últimas operaciones avaladas por FEDER. A mitad del pasado mes de julio la Unión Europea aprobó el proyecto para remodelar junto al Ayuntamiento (con una cofinanciación del 50%) el Camí La Ratlla y transformarlo en un bulevar más seguro con carriles bici y espacio para peatones. La operación supondrá una inversión de 1,3 millones de euros. Además, a finales de 2019 Castellón sumaba “otra inyección directa de fondos europeos de 7,4 millones para un proyecto valorado en 14,8 millones que renovará con tecnología LED el alumbrado público y que nos permitirá conseguir un ahorro energético del 50% como mínimo sobre el consumo de energía eléctrica actual”, explicaba Marco.

“Los fondos europeos son una importantísima palanca de cambio para el desarrollo local sostenible. En Castellón a través de la financiación europea hemos podido impulsar proyectos que no se hubieran podido llevar a cabo de otra manera”, asevera la alcaldesa.

Además de en inversiones, la buena sintonía de Castellón con Europa se plasma en la reciente selección de la capital como integrante de la Red de Ciudades Europeas de la Innovación (ICC), clave en el diseño de la futura Agenda Urbana “de la que vamos a ser referente en toda España, y que posiciona a Castellón para la obtención de nuevas inversiones europeas en las próximas convocatorias de fondos comunitarios”, ha indicado Marco. La capital de La Plana ha sido galardonada también por la Comisión Europea como segunda mejor ciudad accesible de Europa en 2019.

Deja un comentario