Castellón concede 264.373 euros dentro del plan de ayudas destinado al ocio nocturno

Las ayudas han ido destinadas a paliar los efectos económicos por la aplicación de las medidas para contener la covid-19

El Ayuntamiento de Castellón ha aprobado y concedido ayudas al ocio nocturno por valor de 264.373 euros dentro del Plan Reactivem Castelló-Empreses puesto en marcha para paliar las consecuencias económicas de este sector producidas a causa de las medidas de contención de la pandemia. Se trata de una línea de ayudas activada a través de la subvención de 1,43 millones de la Diputación, de los cuales se destinó una partida de medio millón para este sector y el resto se incorporó al excedente del Plan Resistir para una cuarta fase de las ayudas. Una vez finalizado el plazo, se han concedido ayudas a 28 locales de ocio nocturno y rechazado seis solicitudes por no pertenecer al sector o por no haber subsanado la documentación requerida en el plazo fijado.

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, ha destacado que con esta línea “el Ayuntamiento ha contribuido a ayudar a un sector que se vio obligado a cerrar durante meses a causa de la pandemia y que posteriormente también sufrió las consecuencias por la aplicación de otras medidas de prevención para contener la covid-19”.

Cabe recordar que el Ayuntamiento aprobó las bases para la concesión de ayudas directas a personas trabajadoras autónomas y personas jurídicas del ocio nocturno de la ciudad que se vieron obligados al cierre de la actividad por la normativa sanitaria de prevención ante la covid-19. El concejal de Innovación Comercial, David Donate, ha explicado que las ayudas “estaban destinadas a cubrir gastos corrientes de la actividad realizados desde el 1 de abril de 2020” y mediante ellas “podían beneficiarse de hasta 10.000 euros por cada persona autónoma o persona jurídica de los sectores del ocio nocturno”.

Así, podían beneficiarse de esta línea de ayudas aquellas personas autónomas o empresas, personas físicas o jurídicas de naturaleza privada, así como las comunidades de bienes, sociedades civiles y otras entidades económicas que desarrollan actividad en locales tales como discotecas, salas de fiesta, karaoke o pubs, que se hayan visto afectados por la suspensión forzosa de su actividad por aplicación de la normativa sanitaria.