Castellón confía en la recuperación total de la actividad turística este verano

Las principales organizaciones empresariales dedicadas al sector del turismo se reúnen en un acto de conmemoración del primer aniversario de la pandemia para comentar la situación y proponer las soluciones.

Las principales organizaciones empresariales dedicadas al sector del turismo de la Comunidad, entre las que estaba la  castellonense Ashotur, participaron ayer en Benidorm en un acto de conmemoración del primer aniversario de la pandemia, organizado por la patronal autonómica Hosbec.

Según el balance de la Asociación, Castellón cerró el año 2020 con una caída del 42,4% del personal empleado. El número de pernoctaciones bajó un 69,4% y una de cada tres plazas hoteleras se quedó sin ocupar, ante la caída de visitantes, el cierre patronal decidido por algunos hoteles y las restricciones en buena parte de estos 12 meses.

A su vez, el presidente de Hosbec, Toni Mayor, resaltó el comportamiento “ejemplar” del sector y señaló que la crisis provocada por el coronavirus ha sido “una lección de humildad para todo el mundo”, donde los valores han sido los “grandes protagonistas”. Pero a la vez reprochó la “ineficacia” de la Unión Europea en la gestión de las vacunas, algo que provocará “un retraso de la vuelta a  la normalidad de tres a cuatro meses”, y criticó las decisiones de la administración en materia sanitaria: “No supimos ver la entrada del virus y ahora parece que no sabemos ver la salida”. Además reclamó los nuevos bonos turísticos nacionales que cuentan con un presupuesto inicial de 500 millones.

El vicepresidente ejecutivo de Ashotur, Luis Martí, mencionó las pérdidas de facturación en Castellón que han superado los 2.000 millones de euros en el último año y que “nuestro papel es ahora ayudar a los políticos a tomar las decisiones correctas, que nos lleven a la salida de esta situación”.

Luego tomó la palabra el presidente del Club de Producto Turístico Temps, Joaquín Deusdad, que tiene como principales referentes a los alojamientos rurales y de interior de la provincia. Comentó el “enorme sufrimiento de aquellas familias que están a cargo del turismo de interior” con una especial incidencia en el sector primario, sobre el que se han volcado “una gran parte de los efectos de la ausencia del turismo”.

Además de recordar los daños causados por la crisis a las empresas, hubo una llamada a la esperanza, por lo que sitúan “en julio, como muy tarde y en el peor de los casos, el punto de partida hacia la normalidad sin retorno”.

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, resaltó que vacunar “ahora es sin duda la mejor política turística”, y que es el momento de “defender la alegría” al tiempo que recalcó que el futuro “está muy vinculado” a este segmento y “será un reactivo para la felicidad que el mundo necesita”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *