Castellón creará un nuevo ecoparque móvil en 2020 para el Grao

Garcia destaca el cumplimiento de uno de los puntos del Acuerdo de Fadrell con esta medida que permitirá duplicar el servicio y facilitar la separación de residuos

Después de la participación en el VIII Simposio Iberoamericano de Ingeniería de Residuos de Asunción (Paraguay), el concejal de Reciclaje y Gestión Integral de Residuos del Ayuntamiento de Castellón, Ignasi Garcia, ha detectado la necesidad de habilitar un nuevo ecoparque móvil a la ciudad. Este servicio coincide con el compromiso adquirido al Acuerdo de Fadrell de dotar el Grao con un ecoparque propio, motivo por el cual el edil aspira a tenerlo habilitado “durante el primer semestre del año 2020″.

Con la implementación de este punto limpio, “se duplicarán los servicios que estamos realizando, aumentará la sensibilización con el reciclaje y, sobre todo, evitaremos que determinados residuos peligrosos como bombillas, pilas o materiales electrónicos acaben en el vertedero erróneo” ha expresado Garcia.

Después del análisis científico, las reflexiones y la puesta en común de ideas por parte del equipo de gestión de residuos del Ayuntamiento, el regidor ha defendido que “es necesaria una revisión del contrato referente a ecoparques móviles y su gestión, sabiendo que hay un Pla de Gestión del consorcio que cubrirá esa demanda social”.

El nuevo dispositivo será un modelo superior al actual -que continuará prestando servicio- y cubrirá las carencias detectadas. No obstante, las conclusiones del estudio respecto al funcionamiento del Punto Neto Móvil (PNM) apuntan que este sistema  fomenta la separación en origen. El PNM también aumenta el número de visitas por habitante a los puntos limpios y reduce considerablemente la creación de vertederos incontrolados, como ha defendido el ingeniero municipal, Cristóbal Badenes, en el congreso internacional.

Hay que recordar que durante este VIII Simposio Iberoamericano de Ingeniería de Residuos de Asunción (Paraguay) también ha expuesto su trabajo el catedrático Antonio Gallardo, del Grupo de Ingeniería de Residuos (INGRES) de la Universitat Jaume I, respecto al proyecto piloto de recogida de residuos orgánicos desarrollado en Castellón entre septiembre de 2018 y marzo de 2019.  A raíz de la prueba y a la luz de los resultado, el departamento que dirige Garcia instalará 1.100 nuevos contenedores marrones para facilitar la separación de residuos y optimizar los recursos del servicio de recogida.

Deja un comentario