Castellón fomenta el uso del transporte público con la reducción de los tiempos de espera

El Ayuntamiento incorpora un nuevo autobús a la línea 10 y mejora la frecuencia de paso entre el grupo San Lorenzo y Tetuán

La línea 10 del autobús urbano de Castellón mejora frecuencias de paso gracias a la incorporación de un nuevo vehículo a la ruta que conecta a diario Tetuán con el grupo San Lorenzo, pasando por la Universitat Jaume I y la Ciudad Deportiva Chencho. El nuevo servicio, que implica cambios de horario y reduce los tiempos de espera, está operativo desde hoy, 2 de septiembre.

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, ha presentado la mejora en el servicio de transporte público en la parada de Tetuán, junto al concejal de Movilidad, Jorge Ribes. Marco ha destacado «el gran esfuerzo del Ayuntamiento para ofrecer a los castellonenses un servicio de transporte público de calidad». En este sentido, ha recordado el «gran esfuerzo inversor del Ayuntamiento iniciado ya el pasado mandato con más de dos millones de euros de inversión, que nos ha permitido batir hasta en dos ocasiones el récord de usuarios, con más de 7 millones al año». «Trabajamos para adaptar el transporte público a las necesidades de los vecinos y fomentar así su uso reduciendo, además, los niveles de contaminación», ha especificado la primera edila.

La mejora en la línea 10 del transporte urbano de Castellón supone un coste para las arcas municipales de unos 130.000 euros, que incluye la incorporación de un nuevo autobús a la flota actual y el mantenimiento del mismo, sumando gastos derivados de los chóferes y del combustible, entre otros. Este vehículo recorrerá unos 50.000 kilómetros anuales con este trayecto.

Así, de lunes a viernes laborables (de 7.00 a 22.20 horas) la frecuencia de paso del autobús de la línea 10 será cada 20 minutos (antes era cada 25 minutos). Los sábados de enero a junio y de septiembre a diciembre pasará cada 30 minutos desde las 7.00 a las 22.30 horas, mientras que hasta ahora lo hacía cada 40 minutos. Los sábados de los meses de julio y agosto; y todos los domingos y festivos, el horario no varia respecto al actual y el bus tendrá una frecuencia de 40 minutos en el primer caso; y de 60 minutos en el segundo.

Esta medida se enmarca dentro del Plan de Movilidad Urbana Sostenible y Seguridad Vial (PMUS) del Ayuntamiento de Castellón, «con el objetivo de potenciar el uso del autobús en los desplazamientos urbanos». Así lo ha destacado el concejal de Movilidad, Jorge Ribes. Además, la reducción a 20 minutos del tiempo de espera de los autobuses urbanos es uno de los compromisos plasmados en el recién alcanzado Acuerdo de Fadrell.

En lo que va de año (de 1 de enero a 31 de agosto), se han realizado en la ciudad, 4.153.602 viajes en los autobuses del Transporte Urbano de Castellón (Tucs) y TRAM. Son 192.598 más que en el mismo periodo del 2018, lo que supone un incremento del 4,86%. Solo en agosto, se ha pasado de 341.447 viajes del 2018, a los 360.994 de este año. La línea 10 que se refuerza hoy, ha registrado hasta agosto 160.000 viajes (igual que durante los primeros ocho meses del 2018), mientras que la media anual de la línea es de unos 250.000.

Otros refuerzos

El reforzado servicio entre Tetuán y el grupo San Lorenzo se activa cuatro meses después de que el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Movilidad, mejorara la frecuencia de paso de tres líneas de autobús estratégicas que conectan el Hospital General, la Universitat Jaume I, la Comisaría de la Policía Nacional y el pabellón Ciutat de Castelló. En concreto, desde el pasado mes de mayo las líneas 2, 12 y 15 de autobús reducen sus frecuencias a 20 y 30 minutos, dependiendo de la época del año. Es un paso más allá en la apuesta por una movilidad respetuosa con el medio ambiente, la ciudadanía y seguridad.

Deja un comentario