Castellón implantará dos líneas de transporte en barrios periféricos del sur y urbanizaciones de montaña con fondos Feder

La alcaldesa destaca que se adquirirán vehículos ‘verdes’ para mejorar y hacer más eficiente y sostenible el transporte público

El Ayuntamiento de Castellón ha captado nuevos fondos europeos para el desarrollo de un proyecto, presupuestado en 736.890 euros, que “mejorará y hará más eficiente y sostenible el transporte público con la implantación de dos líneas de integración periférica y nuevos vehículos más ‘verdes’”, tal y como ha avanzado la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco. La alcaldesa ha explicado que, a través de este proyecto, que será cofinanciado, el Ayuntamiento desarrollará un nuevo modelo de transporte público en las urbanizaciones de montaña y en los barrios periféricos de la zona sur de Castellón.

“Gracias a esta nueva inyección de fondos, implantaremos dos líneas de integración periférica que contarán con vehículos de combustibles alternativos para atender a las necesidades diarias de estas zonas, se trata de un proyecto con el que seguimos transformando y mejorando Castellón con la ayuda de Europa”, ha indicado.

Este proyecto para implantar un servicio de transporte a demanda en urbanizaciones de montaña y barrios periféricos del sur de Castelló fue presentado a la convocatoria de subvenciones a proyectos singulares de entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono en el marco del programa operativo Feder de crecimiento sostenible 2024-2020. En concreto, el proyecto se incluye dentro del objetivo 4.5.1 de los fondos Feder dirigidos a fomentar la movilidad urbana sostenible y el transporte urbano limpio. El consistorio, a través de la Oficina de Planificación y Proyección Económica, ha obtenido así fondos por 368.445 euros para su cofinanciación en los próximos 30 meses.

La actuación consiste en la creación de dos líneas de transporte a demanda o DTR (Demand Responsive Transport) y la adquisición de cuatro vehículos con combustibles alternativos para el transporte colectivo en las urbanizaciones de montaña y los barrios periféricos de la zona sur. El concejal de Movilidad Sostenible, Jorge Ribes, ha explicado que el transporte a demanda “está pensado para las áreas con pequeña demanda de transporte público, de forma que se implanta un nuevo sistema más eficiente y que reduce las emisiones, y que garantiza el servicio de transporte público con un modelo orientado a las necesidades del usuario”.

La actuación incluye una APP o un sistema para gestionar el transporte a demanda con el que los vecinos y vecinas de estas dos zonas podrán solicitar el transporte y recibir la información suficiente para saber el tiempo aproximado para la llegada del vehículo a la parada. La información de las solicitudes permitirá acudir únicamente a aquellos puntos en los que se haya solicitado parada, evitando desplazamientos innecesarios.

Con la creación de estas dos líneas está prevista la eliminación de parte del recorrido actual de la línea 7, puesto que será prestado por los nuevos vehículos de combustibles alternativos y las nuevas líneas. Una de las líneas se implantará para las urbanizaciones de montaña (Penyeta Roja, Tossal Gros i Racó la Torreta), mientras que la otra se implantará en los grupos periféricos de la zona sur (Roquetes, Santa Teresa, San Andrés, San Bernardo, la Unión y Perpetuo Socorro).

Esta actuación permitirá un ahorro de emisiones de 25,44 Kg CO2 al año, así como un ahorro del consumo del consumo energético del 11,44%.

Deja un comentario