Castellón incorpora un nuevo sistema de control de accesos para pacificar el centro histórico

El reconocimiento de matrículas mediante cámaras se activará a mitad de enero y tendrá un mes de periodo informativo, sin multas

El Ayuntamiento de Castellón, a través de la Concejalía de Movilidad Sostenible, pondrá en marcha a partir del mes de enero el nuevo sistema de control de accesos al centro histórico de la ciudad mediante reconocimiento de matrículas a través de cámaras que han sustituido al anterior sistema de bolardos retráctiles. Tras una primera fase de pruebas, el sistema se activará a mediados del próximo mes de enero y hasta mediados de febrero en modo informativo, es decir, sin sanciones a los vehículos no autorizados que accedan a esta zona centro.

El concejal de Movilidad Sostenible, Jorge Ribes, ha explicado que este nuevo sistema de control “ofrece un sistema más efectivo, que permitirá velar por el cumplimiento de los accesos a determinadas zonas de restricción de vehículos y, además, evitará colisiones y siniestros a los usuarios, pacificando el centro de la ciudad y priorizando modos de movilidad más sostenibles”. Ribes ha recalcado que durante el primer mes de puesta en marcha del sistema de control mediante un sistema de CCTV con reconocimiento de matrículas (OCR), los vecinos y vecinas que entren con vehículos no autorizados para esta zona recibirán en sus domicilios una notificación de sanción sin multa económica. “Durante un mes habrá un periodo de sensibilización e información para habituar a la ciudadanía al nuevo sistema”, ha indicado.

Este periodo está previsto que comience el 15 de enero y finalice el 15 de febrero. A partir de entonces, las personas que accedan con vehículo a motor a la zona del centro histórico y no estén autorizadas o lo hagan por un acceso no autorizado recibirán la correspondiente multa por la infracción.

Ribes ha destacado que el principal objetivo de la nueva tipología de control de accesos persigue “la pacificación de la zona del centro de la ciudad y la regulación de estas zonas de uso restringido al tráfico con el objetivo de recuperar espacio para peatones, ciclistas y reducir la circulación de los vehículos a motor no autorizados, sentando las bases para una futura zona centro baja en emisiones”.

Hasta la fecha, la circulación de vehículos en el casco histórico de Castellón estaba controlada mediante más de veinte bolardos retráctiles situados en puntos de entrada y salida a la zona peatonal, a la que se accedía mediante tarjetas de autorización otorgadas a personas residentes. En los últimos meses, estos bolardos han sido sustituidos por un sistema de cámaras de reconocimiento de matrículas ubicadas en 24 accesos para regular el acceso entre residentes, entradas a aparcamientos y operaciones de carga y descarga.

Cabe recordar que la circulación de vehículos en esta área de la ciudad requiere de autorización municipal, previa solicitud, para residentes, comercios y accesos a garaje. Está previsto que el sistema se ponga en marcha en enero de 2021 y que durante el primer mes se establezca un sistema de notificación por medio de avisos, sin sanciones económicas, a las posibles personas usuarias no autorizadas o para aquellas que tengan pendiente la regularización de la autorización.

Deja un comentario