Castellón inicia el plan de acción del Pacto de Alcaldías del Clima con el objetivo de reducir un 55 % las emisiones de C02 en 2030

Transición Ecológica redobla esfuerzos para acelerar la descarbonización de la ciudad y luchar contra el cambio climático

La Concejalía de Transición Ecológica del Ayuntamiento de Castellón ha iniciado la elaboración del plan de acción y un proceso participativo del Pacto de Alcaldías del Clima y la Energía (PACES), una iniciativa impulsada en el seno de la Unión Europea por la que los ayuntamientos se comprometen a reducir las emisiones de C02 en 2030. Castellón tiene el objeto de disminuir un 55% en la década próxima.

«Castellón no cumplió con el objetivo de aminorar un 20% las emisiones fijadas en el primer Pacto de Alcaldías 2020 al cual se había subscrito en 2009 al bajarlas un 13%. Ahora los nuevos objetivos del Pacto Verde Europeo fijan una reducción del 55% de cara a 2030. Por esto tenemos que redoblar esfuerzos en la ciudad para acelerar el proceso de descarbonización, porque la lucha contra el cambio climático no puede esperar. En el segundo Plan de acción recogeremos una estrategia con iniciativas para impulsar la reducción las emisiones en movilidad o en el consumo energético doméstico, que son las principales fuentes de contaminación, y que confiamos que fijen el rumbo de las distintas áreas del Ayuntamiento en ese mismo horizonte”, ha explicado el concejal de Transición Ecológica, Fernando Navarro.

La concejalía ha encargado la redacción del nuevo plan de acción del Pacto de Alcaldías por el Clima y la Energía y ha mantenido con diferentes áreas del gobierno para implicarlas en este cometido. Este Plan de Acción y la adhesión tendrán que ser confirmadas por el Pleno Municipal y ser remitidas a la Comisión Europa porque ratifico la adhesión de la ciudad al Pacto de Alcaldías del Clima y la Energía 2030. El plan de acción recogerá un inventario con las emisiones de gases de efecto invernadero en 10 años en los sectores domésticas, industria, servicios, transporte, alumbrado y edificios municipales, así como un programa con acciones para disminuir las emisiones, un diagnóstico y la evaluación de la vulnerabilidad del municipio a los riesgos climáticos y una propuesta de adaptación al cambio climático.

El Pacto de Alcaldías por el Clima y la Energía nació en 2007 con el propósito de mitigar las emisiones de C02 un 20% en 2020. Castellón se suscribió en 2009 a la primera propuesta y ahora trabaja para sumarse al programa de 2030. Esta adhesión da cumplimiento, además, a la moción aprobada por el Pleno de septiembre de 2019 en la cual el Ayuntamiento declaraba la alerta climática y se comprometía a renovar su compromiso con el PACES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *