CCOO y UGT respaldan el acuerdo a la reforma del subsidio de paro

CCOO y UGT respaldan el acuerdo a la reforma del subsidio de paro

La versión final de la reforma del subsidio por desempleo, surgida del diálogo social, presenta algunas novedades.

 

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, firmará este miércoles al mediodía con los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, el acuerdo de diálogo social para la reforma del subsidio por desempleo después de obtener la aprobación de los órganos de dirección sindical.

Tanto el Ministerio como los sindicatos han comunicado esta mañana a primera hora que ayer pasaron todo el día revisando el texto de la reforma y ajustando los últimos detalles con el Ministerio de Trabajo.

Según las previsiones del Ministerio y lo confirmado por fuentes sindicales, a la firma del acuerdo no asistirán las patronales CEOE y Cepyme. Fuentes de estas patronales informaron que la reforma del subsidio fue más un proceso de consultas por parte del Gobierno que una negociación.

La reforma del subsidio por desempleo que ha surgido del diálogo social incorpora algunas novedades en comparación con la versión que fue rechazada por el Congreso en enero, incluyendo,

Nuevas reglas para poder combinar las ayudas por desempleo con un empleo.

Específicamente, esta reforma permitirá compatibilizar el subsidio asistencial con un empleo durante un máximo de 180 días, sin reducción de la cuantía, o alternar la prestación contributiva con un salario después de un año de recibir el subsidio por desempleo.

La nueva reforma también conservará medidas que estaban presentes en la versión anterior, como la simplificación de los trámites administrativos para acceder al subsidio, incluyendo la eliminación del mes de espera para quienes hayan agotado su prestación contributiva y deseen solicitar el subsidio.

Además, se mantendrá en el 125% del salario mínimo interprofesional (SMI) la base de cotización para los subsidios de personas mayores de 52 años, en contraste con la rebaja propuesta en la primera reforma, la cual generó la oposición de Podemos al considerar que se reducían los importes de la pensión futura.

En cuanto a las cuantías, la mejora propuesta en la reforma anterior, que no fue convalidada, se mantiene en el nuevo texto presentado por el Ministerio de Trabajo a los agentes sociales. Durante los primeros 12 meses de percepción, se establecerán en tres tramos:

El subsidio será del 95% del IPREM durante los primeros seis meses de cobro (570 euros mensuales con el IPREM actual); del 90% durante los siguientes seis meses (540 euros); y del actual 80% durante el resto de la duración de la prestación (480 euros).

Ahora, podrán acceder al subsidio personas víctimas de violencia de género o sexual, emigrantes retornados, menores de 45 años sin cargas familiares y trabajadores eventuales agrarios de todo el Estado (aproximadamente 200.000, según estimaciones sindicales).

Relacionados  Decepción en CSIF por "falta de respuesta" de Diputación de Castellón

Además, los trabajadores residentes en Marruecos que hayan tenido su última relación laboral en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, y estén amparados por una autorización de trabajo para trabajadores transfronterizos, podrán acceder a la protección por desempleo de nivel contributivo sin necesidad de demostrar residencia en España, siempre que cumplan con todos los requisitos establecidos por la legislación aplicable y las condiciones que se determinen reglamentariamente.

La reforma elimina los subsidios parciales para quienes hayan trabajado a tiempo parcial, permitiendo que los beneficiarios cobren el subsidio completo.

También posibilita que las personas con menos de 12 meses cotizados, el requisito para acceder a una prestación contributiva, puedan acceder al subsidio, lo cual beneficiará principalmente a los jóvenes.

Se facilita el cumplimiento del requisito de insuficiencia de rentas para quienes acceden al subsidio, al permitir el acceso tanto por insuficiencia de rentas personales como de la unidad familiar, alternativamente. Además, se amplía la cobertura al permitir que las parejas de hecho sean consideradas como unidad familiar.

Se establece un régimen de compatibilidad entre los subsidios agrarios de Andalucía y Extremadura con los del Régimen General, y se compromete una reducción de las jornadas reales requeridas para acceder a los primeros debido a la sequía.

La reforma también permite que aquellos que estén cobrando subsidios puedan agotar sus prestaciones actuales y luego incorporarse al Ingreso Mínimo Vital (IMV), exceptuando a las víctimas de violencia de género y los emigrantes retornados, que permanecerán en el subsidio.

Se introduce como causa de suspensión del subsidio el hecho de que los trabajadores fijos-discontinuos sean llamados a reiniciar su actividad y no se reincorporen a su puesto de trabajo, salvo causa justificada.

La reforma establece un mecanismo de reserva de políticas activas de empleo para mayores de 52 años, destinando una parte de los fondos de empleo a estas personas (este año serán unos 630 millones de euros).