Cítrics de Nules anuncia un ERE para sus más de 1.000 trabajadores

Cítrics de Nules anuncia un ERE para sus más de 1.000 trabajadores

Cítrics de Nules surgió tras la fusión de Nulexport y Cipla en 2021, y en la actualidad cuenta con una plantilla que oscila entre 1.300 y 1.400 empleados.

 

La cooperativa Cítrics de Nules ha comunicado la implementación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que impactará a más de 1.000 empleados, además de haber presentado una solicitud de concurso de acreedores con el propósito de liquidar la empresa. Esta información ha sido proporcionada por Antonio Durán, secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT.

Según detalló Durán, esta determinación fue comunicada a los más de 400 miembros socios de la cooperativa durante una asamblea llevada a cabo el día anterior. La consecuencia inmediata de esta resolución es que la empresa dedicada a la producción de cítricos no dará inicio a la próxima temporada y procederá al cierre de sus operaciones.

El representante de UGT afirmó que el principal argumento presentado por la empresa para justificar su liquidación es la carencia de financiación. «La compañía posee una deuda considerable, lo que la coloca en la incapacidad de afrontar la siguiente temporada», señaló Durán.

El secretario general explicó que una vez se confirme la aprobación del concurso de acreedores y se designen los administradores concursales, se llevará a cabo un proceso de negociación. Sin embargo, subrayó que la situación es sumamente compleja. «Nos esforzaremos por garantizar que todos los trabajadores abandonen la empresa en las condiciones más favorables posibles. Sin embargo, al entrar en un concurso de acreedores y carecer de activos o financiación, las indemnizaciones deberán ser asumidas por el FOGASA, lo que limita nuestras opciones de maniobra», enfatizó.

Mazón desconocía la noticia

Consultado sobre este asunto durante la celebración de la Tomatina en Buñol, el ‘president’ de la Generalitat, Carlos Mazón, comunicó a los medios que no tenía conocimiento previo de la noticia. Sin embargo, afirmó que mostraría «interés» y mantendría conversaciones con el conseller de Agricultura «para comprender cuáles han sido las razones».

«Es cierto que estamos luchando por la promoción de nuestros cítricos, por mejorar las condiciones en Europa y por presionar al Gobierno de España para que negocie las condiciones. También es cierto que la falta de reciprocidad en términos de costes y requisitos exigidos a los productos extranjeros, que generalmente son mucho menores que los impuestos a los productos locales, nos coloca en desventaja competitiva. Debemos enfrentar esta situación y activar los mecanismos de presión, reivindicación y defensa de nuestros costos», agregó.