Ciudadanos en Diputación pide un plan de choque para el sector agrario castellonense

Ciudadanos en la Diputación pedirá un plan de choque para el sector agrario castellonense en el próximo pleno provincial. Así lo ha confirmado la portavoz de la formación naranja, Cristína Fernández, tras registrar una moción en la que califica a 2021 como "año catastrófico" para nuestra agricultura.

«El campo castellonense no puede esperar más. Los agricultores cifran en 640 millones de euros las pérdidas que el sector acumula, mientras los costes de producción siguen desbocados. ¿Quién puede seguir manteniendo una explotación con un 270% más de coste eléctrico y aumentos del 73% en gasóleo, 48% de abonos y un 25% en los piensos? Nuestra generación va a ser la que va a contemplar el final de la agricultura si no ponemos remedio. Y los que tienen que ponerlo, ni están ni se les espera», ha declarado Fernández.

La portavoz ha recordado que «los problemas son más que conocidos, pero siguen sin abordarse: abandono de tierras con cerca de 165.000 hectáreas improductivas, envejecimiento de la población con más de 63 años de media), falta de relevo generacional en el campo, descontrol de las plagas como la del Cotonet y pérdida de competitividad de los productos».

«Necesitamos, continúa,  una ley de Estructuras Agrarias de verdad, con proyectos y presupuesto, no como un brindis a la galería. Paralelamente, asistimos a una evidente falta de contundencia de nuestros representantes políticos valencianos a la hora de defender en el ámbito europeo a nuestro campo valenciano ante la amenaza que supone la entrada de importaciones de países terceros. El resultado de todo esto, la pérdida de producción campaña tras campaña y sin previsión de soluciones».

Finalmente Fernández pide a Generalitat y Diputación que «lidere la defensa de los productores valencianos en el exterior a través del lobby valenciano mediante la mejora de la coordinación con las embajadas de nuestro país, el apoyo a la exportación, y las señas de identidad y marca de calidad de la naranja buscando el prestigio internacional y doméstico. Si no incrementamos los controles, inspecciones y trazabilidad a productos agroalimentarios importados, estamos abandonando a los agricultores. La competencia desleal de Sudáfrica debe acabar ya, no puede durar ni un día más».