Comienzan las obras de la segunda fase para la prolongación de la CV-149 en Benicàssim

Susana Marqués: “es un vial esencial para dar fluidez al tráfico en la zona, aparte de cumplir con un proyecto muy demandado por los vecinos”.

 

El pasado mes de marzo aprobamos en pleno el proyecto de la II fase y, con una inversión de doscientos noventa euros, hoy es una realidad.

Conforme, el edil de Urbanismo y Movilidad, Carlos Díaz.

Benicàssim ya ha empezado las obras de la segunda fase de la prolongación de la CV- 149 por la avenida Ferrocarril. La firma del acta de replanteo ha marcado ese comienzo y  coincidiendo con esto, el equipo de gobierno del Consistorio de Benicàssim ha mantenido un encuentro con los vecinos y vecinas de la zona.

La alcaldesa, Susana Marqués, al lado del edil de Urbanismo y Movilidad, Carlos Díaz, explicaron a las personas asistentes al encuentro que tuvo lugar en la Escuela Infantil Municipal Pintor Tasio los pormenores de esta segunda fase cuyo plazo de ejecución se ha fijado en dos meses y consiste en la construcción de un vial de conexión entre la calle Pierre Merchain y la glorieta de la avenida Mohíno para dar continuidad a la prolongación de la CV-149.

Este proyecto es esencial para prosperar la movilidad de la zona, conectándola con la primera fase y ampliando los kilómetros de carril bicicleta para esa movilidad opción alternativa. El objetivo es acabar una infraestructura que mejore la movilidad, que descongestione las presentes vías sobre todo en verano y que vertebre de manera directa conectando de norte a sur la ciudad.

Conforme ha comentado la primera edila, Susana Marqués, quien ha recordado que esta segunda fase ha contado con un presupuesto de doscientos noventa mil euros,

Una inversión que se aprobó en el pleno ordinario del pasado mes de marzo y, pese a contar con los votos contra el PSPV- PSOE, Compromís y Ara Benicàssim hoy es una realidad.

Carlos Díaz, por su parte explicó a las personas asistentes que la actuación contempla dos carriles de 3 metros de ancho cada uno de ellos, un nuevo trazado del carril bicicleta y la creación de una nueva glorieta para eludir los giros a izquierdas, “facilitando la movilidad y controlando la velocidad”. El proyecto a ejecutar en una longitud de cuatrocientos cincuenta metros, asimismo contempla la creación de una nueva zona peatonal entre la calle Mare de Déu del Lledó hasta la calle Santa Elena, “además de la instalación de farolas con lo que fortaleceremos la iluminación y la seguridad en la zona”, ha agregado Díaz.

Desde el Consistorio insisten en rememorar que, «la primera fase de prolongación de la CV-149, con una extensión de seiscientos veinte metros, 4 carriles (dos por sentido) y un carril bicicleta, se abrió al tráfico a finales de octubre del dos mil veintiuno y fue una de las inversiones que se acordaron como prioritarias por todos y cada uno de los conjuntos políticos de la corporación municipal, en atención a las demandas planteadas por la ciudadanía«.

Además, conforme exponen, «las obras resaltaron por su apuesta por la sostenibilidad ya que dejó a Benicàssim ampliar su huella verde al reducir doscientos noventa y siete toneladas de CO2; dato que se extrajo del estudio efectuado por la empresa adjudicataria en cuanto a la minoración de la huella de carbono, equiparando las emisiones producidas entre la solución que ejecutó el Consistorio, a través de la reutilización de áridos existentes, y los métodos tradicionales. Esta acción es un paso más en la estrategia para lograr los objetivos a los que se comprometió el Ayuntamiento al adherirse a la Red de Entidades Locales para la Agenda 2030 y en el cumplimiento de Objetivos de Desarrollo Sostenible«. Han concluido desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Benicàssim.