Compromís califica de injustos y perversos los horario de visita a algunos monumentos religiosos

Compromís propone que lugares de culto como el Convento de Benifassà se conviertan en punta de lanza del turismo de interior

Según Carles Mulet “es indigno que un lugar como este sea tan solo visitable durante dos horas a la semana y en jueves a mediodía”

Compromís instará al futuro Gobierno a promover cambios legales para garantizar un acceso público a espacios patrimoniales y religiosos de una gran importancia cultural con el objetivo que sea más fácil visitarlos y a la vez se conviertan en un revulsivo económico para los lugares en los que se emplazan.

El senador territorial, Carles Mulet, ha recordado que en ocasiones se trata de centros de clausura que aplican un estricto régimen con las visitas “algo tremendamente injusto, perverso y cortoplacista, ya que si instituciones como la Iglesia se benefician de privilegios fiscales en sus bienes y propiedades deberían revertir tales beneficios en los territorios en los que radican como ocurre con el monasterio cisterciense de Benifassà”. El senador ha puesto como ejemplos el también monasterio del Císter de Poblet del que fue filial el de la Tinença, que articuló una comarca y que es Monumento Nacional desde 1931 y es visitado a diario por miles de personas.

“A pesar de lo que diga la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, es ridículo que tan solo se limiten a cumplir lo que marca cuando podrían dar a conocer su rico patrimonio, atraer grupos de jubilados, excursiones, difundir la filosofía de la orden cartuja que hoy lo ocupa, sus avatares como primer monasterio cristiano valenciano y el impresionante entorno natural. Ello redundaría en beneficio de los empresarios locales, casas de turismo rural, restaurantes, guías turísticos y, en definitiva, en la dinamización de la zona y creación de empleo”, ha citado. El convento, propiedad de la Diputación, recibió inversiones para la celebración en 2005 de la Llum de les Imatges y otro tipo de ayudas para la restauración de piezas, que no son visitables. “Al tratarse de un monumento nacional debería establecerse alguna regulación más ambiciosa en los casos que se haya invertido dinero público que implicara al resto de administraciones,más allá de las respectivas leyes de patrimonio autonómicas, para que pudiera tener así un régimen de visitas más amplio”, ha agregado.

Prohibición de drones
El interés por el recinto es tal que son numerosos los vuelos de drones por este monumento, hasta el punto que han aparecido en el perímetro del real monasterio señales que prohíben el sobrevuelo de estos aparatos. “Preguntaremos por el origen de estas señales para conocer la problemática y propondremos cambios en coordinación con las administraciones afectadas, para que se puedan conciliar más intereses que únicamente los espirituales”, ha indicado el representante valencianista.

Deja un comentario