Concentración en Valencia que exige que los perros de caza «no queden fuera» de la ley de Bienestar Animal

La organización ha apuntado que, conforme una encuesta efectuada por Ipsos bajo encargo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, el 73 por ciento de las personas españolas estaría contra el uso de perros para cazar.

 

AnimaNaturalis y CAS International, organizaciones de defensa de los derechos de los animales, se han concretado este sábado en València para demandar que los perros utilizados en la caza «no se queden fuera» de la nueva Ley de Bienestar Animal,

Son exactamente los que padecen más maltrato animal. Ni un perro atrás.

Han reivindicado.

Así, distintas personas se han reunido frente al antiguo edificio de Correos, donde han puesto unas cintas y tinta roja para simbolizar la sangre al lado de figuras de cadáveres de perros,

Proteger los derechos de las otras víctimas de la caza y demandar una igual protección frente a la ley valenciana y la futura ley estatal de bienestar animal.

Las personas asistentes han gritado consignas como «Mismos perros, misma ley«, «No a la exclusión de los perros de caza«, «Todos y cada uno de los perros son iguales, frente a la ley y en los tribunales» o «Ni un perro atrás«.

Además de esto, han portado carteles con imágenes de perros de caza maltratados y mensajes como «Merecen igualdad de derechos«, «Protección para todos» o «Todos padecen igual«.

Desde Animanaturalis, han lamentado,

Pese a que el proyecto de ley de protección, derechos y bienestar de los animales pretende aunar y establecer unas reglas generalmente aplicables en todo el Estado, ahora una enmienda del Partido Socialista ha pedido excluir de tal proyecto de ley a los perros usados para la caza u otras actividades.

«Paradójicamente, en la Comunitat Valenciana ha sido una enmienda del PSPV la que ha incluido de forma expresa a los perros de caza en la ley autonómica, asimismo en trámite y que se prevé que se apruebe a fines de noviembre», han agregado.

En este sentido, la portavoz de Animanaturalis, Alana Serrano, ha pedido, en declaraciones a aseverado,

Que el Partido Socialista mire al PSPV y deje del mismo modo que los perros utilizados para apresar queden amparados bajo exactamente la misma ley. No hay motivo científico, legal y mucho menos ético, por el que se fomente que haya perros de primera y de segunda, discriminando a los que se usan para apresar y dejándolos en un limbo legal.

Ha criticado.

Los cazadores desean que estos perros sean considerados como objetos en vez de como animales sintientes y así poder tener el derecho de hacer con ellos lo que les dé la real gana, mientras que los perros de caza son los que más maltrato animal padecen en toda España.

Ha censurado, Serrano.

ABANDONO DE PERROS DE CAZA

La organización ha apuntado que, conforme una encuesta efectuada por Ipsos bajo encargo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, el 73 por ciento de las personas españolas estaría contra el uso de perros para cazar.

No obstante, los cazadores y el Partido Socialista parten de la premisa de que sus perros no son animales de compañía y por consiguiente no deben ser objeto de protección de la ley.

Han indicado.

El PSPV lo ha entendido y no se ha vendido por varios votos de quienes desean sostener la impunidad de hacer con los perros lo que les dé la real gana, y tenemos constancia de que buena parte del Partido Socialista y el resto de partidos socialistas autonómicos rechaza la enmienda que pretende excluirlos.

Han asegurado.

En esta línea, han denunciado,

Los cazadores tienen a los perros encerrados, todo el día expuestos a las inclemencias del tiempo, con apetito, sed y soledad, sin sentir ninguna caricia o muestra de amor. Cuando ya no pueden más y están cansados y no les sirven los abandonan o los matan.

Conforme han aseverado.

El último informe sobre abandono y adopción de la Fundación Affinity refleja que a lo largo del año pasado llegaron 168.000 perros a las protectoras españolas, un tres con cinco por ciento más que en el año dos mil veinte, conforme la información aportada por cientos y cientos de refugios de todo el territorio. Uno de los motivos de abandono más usual es el final de la época de caza.