Construcciones ilegales en el paisaje protegido del río Mijares

La Guardería Rural del Consorcio río Mijares ha puesto 3 denuncias por infracciones urbanísticas en la zona de los Alters.

 

El Servicio de Guardería Rural del Consorcio encargado de gestionar el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares, compuesto por los ayuntamientos de Vila-real, Almassora, Burriana, la Diputación de Castelló y la Generalitat Valenciana, ha observado un aumento significativo en el número de construcciones ilegales en la zona de los Alters en los últimos meses.

Durante 2022, han presentado 3 denuncias por diversas infracciones, tales como la ampliación de habitáculos en casas existentes, la construcción de piscinas, la excavación de pozos, la instalación de paelleros o la construcción de vallas, entre otras infracciones urbanísticas.

Las denuncias han sido enviadas a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana para que sean procesadas por el juzgado correspondiente y se inicie un proceso sancionador que puede incluir multas significativas y la demolición de las construcciones ilegales.

El río Mijares, en la parte baja, se expande y desemboca en el Mediterráneo en forma de delta en tres brazos o goles. Entre ellos se encuentran dos islotes elevados que reciben el nombre de Alters, que están separados del mar por una larga franja de guijarros o cantos rodados.

En los Alters hay una gran cantidad de edificios antiguos que no pueden ser tocados por los propietarios, ya que se encuentran en terrenos agrícolas y dentro del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares. Los propietarios no pueden realizar ningún tipo de obra en esta zona, solo pueden mantener las casas de aperos existentes, ya que de lo contrario corren el riesgo de sanciones económicas fuertes.