Cristina Seguí desnuda el negocio feminista

He terminado de leer un libro, el cuál recomiendo encarecidamente a todos mis lectores, de la periodista y escritora Cristina Seguí. Se trata de «La Mafia feminista» un verdadero trabajo de investigación, que pone al descubierto la auténtica lacra que supone el feminismo para los españoles.

La autora, que para realizar su extraordinario trabajo no ha necesitado para nada acogerse a la cuota de cupo que pregonan las feministas. Le ha bastado con una ardua investigación, horas y horas de consultas y averiguaciones y una fe ciega en la defensa de la libertad de las mujeres y los hombres de nuestro país.

Seguí, siempre se ha caracterizado por una valentía desbordada y una enconada defensa de las libertades individuales de España. Encarna, como pocos, el eslogan de VOX «sin miedo a nada ni a nadie». Ya en el año 2014 fue la fundadora del partido en Valencia siendo la primera cara visible del mismo.

Tras dejar el partido, ha seguido siendo una luchadora incansable defendiendo las libertades y haciendo frente desde distintos medios de comunicación (EDA TV, OKDiario, Intereconomía y varios más) y siendo vilipendiada por los medios de manipulación masivos y vendidos al poder.

Además, ha publicado varios libros desenmascarando el negocio que se ha montado con el feminismo y la perspectiva de género, hasta el punto de tener enormes dificultades para que las editoriales quisieran publicar sus obras. Como ejemplo valga este libro de «La Mafia Feminista» rechazado por algunas que ya lo tenía apalabrado hasta que, al final, Homo Legens, con total valentía accedió a su publicación.

Cristina Seguí, denuncia en este libro las barbaridades que, en pro de lo que llaman búsqueda de la igualdad de género, ha llevado a cabo el lobby feminista. Un entramado que lo único que busca es crear un aparato financiero que sirve sólo para malversar todo el dinero público que pueden.

Para ello utilizan auténticos misiles que van dirigidos a aterrorizar a los jueces, a los empresarios y a los políticos hasta que se pliegan a sus aberrantes ideas. Para ello cuentan con la aquiescencia y el aplauso y la cobardía de los que, en teoría, deben defender la igualdad de todos los españoles.

No debemos olvidar que, para el beneficio de unos pocos y bajo el supuesto paraguas de la búsqueda de la igualdad de las mujeres, cosa que es completamente falsa, infinidad de mujeres son víctimas de las acciones feministas, sin olvidar a los niños que son perjudicados por las acciones de esas «Mafias» feministas.

A lo largo de los capítulos del libro descubrimos, paso a paso, la inmensa cantidad de mujeres (madres, hijas, abuelas, hermanas, etc.) que sufren el odio y el acoso al hombre que desde las filas feministas se lleva a cabo con el regocijo de esas mentes liberticidas que imperan en el modelo de la perspectiva de género.

Con la desaparición de la presunción de inocencia y la inversión de la carga de la prueba, miles de mujeres y familias sufren la dictadura del género y sirven como chivos expiatorios para engordar las cuentas corrientes de centenares de vagos que solo viven de las subvenciones que reciben de todos nosotros.

Esto lo describe Seguí, con total crudeza y, lo que es más importante, con datos completamente irrefutables metiéndonos de lleno en el drama que los políticos actualmente en el gobierno ignoran, quizás porque sacan de todo ello algún buen pellizco.

Otro aspecto dramático y que pone los pelos de punta es el apartado en el que la autora, nos introduce en el negocio que se montan con los niños. Para ello, con profusión de detalles, explica la gran cantidad de niños que han sido secuestrados por sus madres y al que sus padres y el resto de su familia no ven en años.

Para mayor escarnio, las autoridades, imbuidas y manipuladas por el veneno letal que suponen las leyes ostensiblemente liberticidas que están aplicando en nuestro país, convierten en un infierno la legítima ilusión de un padre por ver a su hijo, o de unos abuelos o de una familia.

El trabajo de investigación toca todos los puntos que se nos ocultan en la prensa diaria, ya que todo, absolutamente todo, tiene que ponerse bajo el manto del feminismo, bajo su perspectiva. Nos quedaría la defensa de la Justicia, pero como se manipula a los jueces para aplicar la perspectiva de género, la lucha por los hijos se convierte en una quimera.

Todo esto ocurre debido a los miles de millones de euros que se administran a cualquier supuesta organización, asociación u observatorio que tenga, como objetivo la supuesta igualdad y defensa de la mujer. Una forma deleznable de robar dinero a manos llenas al contribuyente español.

Las cifras de este negocio mafioso están bien a las claras en este libro. Son cifras mareantes y más en los tiempos que corremos, pero la malversación del dinero público en España se está convirtiendo en un deporte nacional.

Si desaparecieran las subvenciones en nuestro país, de la noche a la mañana desaparecerían todos los chiringuitos feministas, incluyendo varios ministerios. Mientras haya un euro para repartir, la legión de vagos y maleantes que viven de ello seguirá en pie.

Anímense a leer este libro. Se quedarán de piedra cuando lo hayan hecho. Vale la pena, nos abre los ojos sobre lo que nos ocultan.

Para finalizar hay que pensar que lo de la igualdad, el techo de cristal, la violencia de género y todo esto no se acabará nunca ya que, en ese momento, se habrá acabado la «gallina de los huevos de oro» y todos estos vividores dejarán de vivir sin trabajar.

No quiero acabar sin felicitar a Cristina Seguí, por su excepcional trabajo. Muchas gracias, Cristina.

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luís Andrés Cisneros

Deja un comentario