CSIF exige al Consell que garantice la seguridad en todos los puestos tras derogar la resolución de trabajo no presencial

• El sindicato pide que agilice los programas de teletrabajo paralizados y que esta modalidad sea un derecho laboral

El sindicato CSIF ha pedido hoy, en la comisión de seguimiento del teletrabajo en la Generalitat, que quede garantizada la seguridad en todos los puestos y que agilicen los programas de teletrabajo. Lo ha hecho tras anunciar el Consell la derogación de la resolución del 20 de mayo de 2021 de trabajo no presencial que permitía hasta a un 30% de la plantilla acogerse a esa medida.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que esa derogación implica el 100% de presencialidad entre el personal de las diferentes consellerias, que se hará efectiva a partir del 15 de octubre, tal como ha indicado la Administración hoy en la reunión de la Comisión de Control y Seguimiento del Teletrabajo de la Administración de la Generalitat.

El sindicato ha reclamado que la aplicación de ese presencialidad al 100% lleve aparejada la garantía de seguridad en todos los puestos de trabajo. A este respecto ha recordado la falta de ventilación en el semisótano de la torre 3 del Complejo Administrativo 9 d´Octubre, o las escasas dimensiones del departamento de informática en Conselleria de Sanitat o del Servicio Territorial de Agricultura en Valencia, que impiden mantener las distancias mínimas.

CSIF ha planteado, en este sentido, actualizar los planes de contingencia a la nueva situación y que el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat)  lleve a cabo las evaluaciones pertinentes para garantizar esa seguridad en la totalidad de los puestos de trabajo.

La central sindical también ha insistido en saber en qué punto están los programas de teletrabajo de las diferentes consellerias, que quedaron paralizados con la resolución del 20 de mayo y que constituyen el mecanismo establecido para desarrollar el teletrabajo una vez termine la situación de excepcionalidad.

El sindicato quiere que esos programas se desarrollen antes del 15 de octubre para que puedan entrar en vigor de manera consecutiva a la derogación de la normativa actual. CSIF insiste en que el teletrabajo debe plantearse como un derecho del empleado y no dejarse al criterio de cada subsecretaría de conselleria.