Denuncian incremento de aves en campos valencianos por las Fallas

Denuncian incremento de aves en campos valencianos por las Fallas

Los horticultores solicitan una ampliación del permiso de caza, actualmente establecido en dos días por semana, para reducir la presencia de las aves.

 

Horticultores pertenecientes a la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncian «la alarmante presencia masiva de aves que amenaza la producción de los cultivos en la Huerta de Valencia».

Especies como palomas, cotorras, estorninos y tórtolas están generando crecientes estragos en los campos, llegando en algunos casos a afectar hasta un 30% de la cosecha, lo que eleva considerablemente la inquietud entre los agricultores.

AVA-ASAJA ha constatado los crecientes daños en zonas agrícolas específicas como Borbotó, Carpesa, Poble Nou y Castellar. Los agricultores informan que grandes bandadas de aves descienden sobre los campos de hortalizas, con un enfoque particular en lechugas, nabicoles (también conocidos como ‘napicol’), alcachofas, chufa y patatas.

Denuncian incremento de aves en campos valencianos por las Fallas-lechuga

Los daños directos más comunes son causados por las picaduras de las aves en las plantas superficiales, pero también generan perjuicios indirectos al escarbar en el terreno cultivable e ingerir los trozos de grano presentes en la gallinaza utilizada como abono, reduciendo así el aporte nutricional a los cultivos.

Vicente Sebastià, encargado de la sectorial de hortalizas de AVA-ASAJA, estima que entre el 30 y el 40% de la producción podría resultar afectada por la invasión de aves silvestres. Sebastià explica que estas aves tienden a ubicarse en terrenos distantes de los núcleos urbanos, especialmente en áreas cercanas a la infraestructura eléctrica.

Se posan sobre los cables y desde allí descienden para alimentarse de los cultivos cercanos.

Asegura.

Aunque la presencia de estas especies es constante a lo largo del año, experimenta un aumento durante las Fallas debido a que buscan refugio del ruido de los fuegos pirotécnicos en la ciudad.

Sebastià señala,

En los últimos dos o tres años, la situación ha empeorado; están devorando nuestras cosechas y parece no haber fin a esto. Trabajamos incansablemente para cultivar nuestros productos, y ahora nos enfrentamos a pérdidas considerables debido a estas aves.

Como medida preventiva, los horticultores han recurrido a la instalación de diversos tipos de espantapájaros para disuadir a los animales. El delegado de Borbotó de AVA-ASAJA, Antonio Balaguer, detalla que las aves «están afectando la calidad de nuestros cultivos y reduciendo la producción. Estamos probando diferentes métodos para ahuyentarlas, pero es una batalla constante. Los repelentes ya no sirven y muchas veces tenemos que cambiar de ubicación los dispositivos al perder efectividad».

Relacionados  Jornadas Citrícolas de la Plana 2023 en Vila-real

Denuncian incremento de aves en campos valencianos por las Fallas-hortaliza

Los horticultores solicitan a las administraciones una ampliación del permiso de caza, actualmente establecido en dos días por semana, para reducir la presencia de las aves. Además, AVA-ASAJA insta a las autoridades a estudiar y poner en marcha otras medidas que consideren apropiadas para aliviar las pérdidas que sufre el sector agrario debido a la fauna salvaje.