Después de 30 años un pueblo de Castellón volverá a hacer sonar sus campanas de manera manual

Después de 30 años un pueblo de Castellón volverá a hacer sonar sus  campanas de manera manual

Actualmente se han restaurado en el campanario de la iglesia de Sant Miquel las tres campanas de menor tamaño.

 

Los residentes de Canet Lo Roig se preparan para volver a tañer sus campanas de manera manual. Según la alcaldesa María Ángeles Pallarés, la última vez que se escucharon las campanas fue hace al menos 30 años, aunque la última vez que se voltearon por completo fue hace mucho más tiempo. Pallarés reconoce que la restauración de las campanas de su histórico campanario de la iglesia de Sant Miquel «ha sido un proceso verdaderamente complicado».

En la actualidad, los trabajos de restauración de tres de las cuatro campanas existentes ya han sido finalizados. Debido a que bajarlas era prácticamente imposible, se llevó a cabo un estudio para determinar qué piezas debían ser cambiadas y cuáles podían ser restauradas. Finalmente, el montaje final se realizó en el propio campanario.

La campana más pequeña es la de Sant Vicent, de autor desconocido y del año 1842. Tiene un peso de 34 kilos y un diámetro de 390 milímetros. La siguiente en peso y tamaño es la campana de Sant Jeroni y Sant Calixte, también de autor desconocido y del año 1842, con un peso de 53 kilos y un diámetro de 450 milímetros. La tercera es la campana de Sant Miquel y Santa Bàrbera, construida en 1907 por el taller Hijos de Vicente Roses. Tiene un peso de 381 kilos y un diámetro de 870 milímetros.

Queda pendiente la restauración de la campana más grande, Nostra Senyora del Carme y Sant Josep, que data de 1907 y también fue obra de Hijos de Vicente Roses. Con un peso de 709 kilos y un diámetro de 1070 milímetros. El Ayuntamiento ha promovido la creación de un grupo de «voluntarios campaneros«, formado por José López, Elias Beltrán, Miguel Castell, Fernando Michavila y Ángel Folch. Ellos serán los encargados de hacer sonar las campanas de Canet Lo Roig en la próxima festividad en honor a su patrón, Sant Miquel, en mayo. La alcaldesa confía en que se sumen muchos más vecinos a esta iniciativa y se recupere esta tradición de manera definitiva, y agradece a todos su voluntad de participar en la recuperación de las tradiciones.

Relacionados  Un pueblo de Castellón ofrece menús a sus vecinos