Detenido en Crevillent el cabecilla de la estafa de las ITV

Detenido en Crevillent el cabecilla de la estafa de las ITV

La red criminal, supuestamente, guardaba "estrecha relación" con empresas que se dedicaban a la compra-venta de vehículos.

 

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una compleja red delictiva presuntamente dedicada a facilitar de manera fraudulenta Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) de aproximadamente 5.000 vehículos. Esta red operaba en la zona comprendida entre Crevillent (Alicante) y Santomera (Murcia), y se presume que mantenía una «estrecha relación» con empresas dedicadas a la compraventa de vehículos.

La operación, que se prolongó durante varios meses, fue liderada por el Grupo de Investigación de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Policía Nacional en Elche (Alicante), con la colaboración del Cuerpo de Policía Local de Crevillent, según informó la Policía Nacional en un comunicado recogido por Castellón Diario.

En el centro de esta operación y como principal sospechoso se encontraba un individuo residente en Crevillent, quien presuntamente desempeñaba un papel clave como intermediario entre empresas dedicadas a la compraventa de vehículos de segunda mano e importación, talleres de la zona y una Estación de ITV en Santomera.

La participación del individuo abarcaba supuestamente desde la supervisión de inspecciones fraudulentas dentro de la propia estación de ITV hasta la revisión de documentos. Incluso se indicó que el hombre mantenía conexiones con propietarios de vehículos con deficiencias, a quienes cobraba para obtener un resultado positivo en la inspección del vehículo en la estación.

En el desarrollo de la investigación, hacia la primera quincena de junio, los agentes del Grupo de Investigación de la Brigada de Extranjería y Fronteras de Elche se enfocaron en localizar uno de los vehículos bajo investigación. Este automóvil, que aparentemente había pasado recientemente una Inspección Técnica de Vehículos de manera fraudulenta, fue identificado.

Los investigadores detuvieron al conductor del vehículo, alegando el evidente y notable mal estado del mismo, y lo llevaron a otra estación de ITV en Elche. Allí, el vehículo fue sometido a una breve inspección técnica que reveló un total de 15 fallos graves, cuando incluso con solo uno de ellos, el vehículo no debería haber superado la inspección.

Las diligencias llevadas a cabo por la Policía Nacional evidenciaron la presunta «estrecha colaboración» entre el principal sospechoso y varias empresas de compraventa de vehículos en Crevillent.

Estas empresas adquirían automóviles con deficiencias graves o sin la documentación necesaria para su matriculación y venta en España, contribuyendo así a la actividad delictiva.

La metodología delictiva del principal sospechoso se habría consolidado durante al menos dos años, período en el cual se estima que aproximadamente 5.000 vehículos fueron sometidos a inspecciones fraudulentas, representando un «riesgo potencial» para la seguridad vial. La investigación reveló que algunos de estos vehículos se desplazarían desde ciudades como Granada, Almería, Valencia o Albacete.

Relacionados  Detenido en Benidorm por comprar 120.000 euros de cable y cargarlo en la cuenta del camping donde trabajaba

La investigación culminó el pasado 28 de noviembre con el registro e inspección de una de las Estaciones que tiene autorizada la Inspección Técnica de Vehículos en la localidad de Santomera, así como dos empresas de compraventa de vehículos de segunda mano en Crevillent.

En el marco de esta operación, los agentes procedieron a la detención de trece personas, de las cuales siete eran empleados de la Estación de ITV, incluyendo directores técnicos, ingenieros y técnicos especializados. Los restantes detenidos fueron ubicados en diversas localidades como Molina de Segura (Murcia), Crevillent y Elche. Los detenidos, varios de ellos con antecedentes penales, tienen edades comprendidas entre los 32 y los 68 años.

Además de las detenciones, se incautaron 9.000 euros en efectivo, documentación relacionada con los delitos objeto de investigación y una máquina troqueladora de matrículas.

El operativo también abarcó inspecciones en más de 200 vehículos en los establecimientos de compraventa bajo investigación, resultando en la inmovilización de algunos de ellos por parte de la Policía Local de Crevillent debido a la carencia de documentación.

La inspección realizada el pasado 28 de noviembre en la Estación ITV reveló la «inusual relación» que mantenía el principal sospechoso con la empresa, así como con los responsables y empleados. Durante el registro, los investigadores de la Policía Nacional descubrieron una taquilla que era exclusivamente utilizada por el principal sospechoso, quien no formaba parte del personal asalariado de la estación.

Dentro de la taquilla, encontraron un dispositivo OBD (On Board Diagnostics), que el sospechoso utilizaba para eliminar electrónicamente los fallos generados por los «vehículos corruptos» en la compleja maquinaria empleada en este tipo de estaciones, permitiéndole así continuar con la inspección de manera favorable.

Las acciones emprendidas fueron comunicadas al Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Elche, aunque algunos de los detenidos fueron presentados ante los Juzgados de Murcia y Molina del Segura.

Todos los detenidos enfrentan cargos que abarcan desde pertenencia a una organización criminal, delitos contra la Administración pública, falsedad documental hasta delitos contra la seguridad vial, incluyendo la presunta estafa al gerente del taller bajo investigación.